Cultura y Sociedad 


Supersticiones a escena

El gato negro, pasar por debajo de una escalera o un espejo roto son algunas de esas supersticiones que, supuestamente, traen mala suerte.

Ahora nos vamos a acercar a los escenarios y veremos algunas de sus supersticiones, clásicos erróneos y obras malditas.

¿Todo esto es real o somos nosotros los que lo provocamos?

 

Mucha mierda

¿Quién no ha escuchado esta frase para desear suerte a los artistas? Se suele decir que se utiliza esta expresión porque desear suerte directamente causa el efecto contrario, el desastre. El origen de la expresión es tan diferente como sencillo. Antiguamente era común asistir a los teatros en coches de caballos, así que cuanto más público asistiera más caballos habría y lo que eso conlleva. Decir ‘mucha mierda’ es sinónimo de mucho público o un gran éxito, que puede ser lo contrario a tener suerte si tienes una mala tarde sobre las tablas.

El color amarillo

¡Prohibido salir a escena vestido de amarillo! Esta es una de las supersticiones más comunes del teatro y se le otorga al dramaturgo francés Molière. Se dice que durante la representación de su obra, El enfermo imaginario, él vestía de este color. Allí sufriría un ataque y días después murió en su casa. Los franceses dicen que iba de verde. Un color diferente para una misma superstición.

Macbeth

O la obra maldita. Este libreto de William Shakespeare está considerado como la obra de la mala suerte. La superstición máxima en lo que a teatro se refiere. Representarla, proponerla como proyecto o simplemente decir su nombre puede ser más que suficiente para que se gafe y tener problemas. Actores muertos, teatros quemados y compañías en ruina son algunas de las consecuencias que ha tenido esta obra. Aun así se sigue representando 400 años después de haber sido escrita.

Los errores más pequeños son siempre los mejores.
Molière

En QAH| Viernes 13

Imagen| Shakespeare Globe Theatre

 

RELACIONADOS