Panorama Internacional 


Sudán del Sur y Darfur, los conflictos olvidados (I)

Sudán del Sur es desde su independencia en 2011 uno de los países más pobres del planeta. Sufre desde su nacimiento una serie de problemas estructurales como la depresión económica, la violencia o la hambruna endémica, que están llevando al país hacia una guerra civil. Desde diciembre de 2013 la situación ha empeorado, cuando el presidente Salva Kiir, de la tribu Dinka, acusó de intento golpista al ex vicepresidente Riek Machar de la tribu Nuer. A partir de ese momento se desató la violencia racial en el país, que pese al alto el fuego del mes de enero, ha seguido en aumento desde entonces. Los peores sucesos han acontecido en abril. Los días 15 y 16  fuerzas leales al vicepresidente depuesto asediaban la ciudad de Bentiu, matando a cientos de personas debido a motivos raciales. Según fuentes de la UNMISS (misión de Naciones Unidas en Sudán del Sur), el Ejército Popular de Liberación de Sudán ( SPLM siglas en inglés) atacó la capital perpetrando asesinatos múltiples en una mezquita, una iglesia católica y un complejo vacío de la ONU, ejecutando a las personas según su etnia y nacionalidad. En estos momentos más de 12.000 personas permanecen evacuadas en la base de la UNMISS ante el temor de regresar a sus hogares. Se desconoce el número exacto de víctimas.

Según datos de Intermón Oxfam más de 7 millones de personas están en riesgo de sufrir hambruna en Sudán del Sur debido a la paralización de la producción agrícola del país. También I.Oxfam cifra en más de un millón las personas desplazadas por el conflicto desde 2011 y en torno a 254.600 las refugiadas en países vecinos.A esta difícil situación humanitaria hay que sumarle la grave crisis que padece la región de Darfur, en el área más occidental de Sudán, inmersa en una guerra civil desde el año 2003.

La inestabilidad en Darfur tiene su origen casi en el origen Sudán como país independiente desde 1956. Sudán ha sido un país sacudido constantemente por la violencia, sufriendo una primera Guerra Civil de 1955 a 1972, y una segunda de 1983 a 2005, cuando se firmó el “Acuerdo General de Paz” entre Sudán y Sudán del Sur.  Sudán antes de su división en dos países, era el país más extenso del continente africano, pero desde 2011 con la independencia de Sur Sudán ha visto como empeoraba su delicada situación económica y social.

A día de hoy Sudán es gobernado por el dictador  Omar Hassan al- Bashir desde 1989, ( desde 2008 acusado por la Corte Penal Internacional de crímenes contra la humanidad y pendiente de juicio), mientras que la región de Darfur está bajo el control de diversos grupos milicianos. Tanto Sudán como Sudán del Sur son estados multíetnicos que tienen en torno a 600 etnias. En una sociedad con tanta variedad étnica es fácil resumir el conflicto de Darfur a motivos raciales ya que éste se centra principalmente entre dos grupos con claras diferencias de raza: los Janjaweed un grupo de milicianos de etnia árabe y los pueblos de raza negra. A esto hay que sumarle muchos otros factores como: los conflictos generados por la acumulación de recursos políticos y económicos en ciertas zona; el control de los pozos de petróleo; el reparto desigual de la valiosas aguas del Nilo, la desertificación de la zona de Darfur y el desplazamiento de la población en busca de zonas fértiles; la limpieza étnica gubernamental contra población “no musulmana” o la arabización forzosa del país.

En la siguiente entrega analizaremos la evolución del conflicto de Darfun y sus consecuencias.

En QAH| Conflictos olvidados del mundo,  El Sahel, patio trasero de la Unión Europea, 

RELACIONADOS