Uncategorized 


Subsidios al consumo de combustibles fósiles, ¿amenaza para las energías renovables?

Los subsidios, en muchas circunstancias, son vistos de manera positiva puesto que, están justificados como mecanismos para ayudar a los de menores ingresos a adquirir productos básicos a precios accesibles. No obstante, al momento de su aplicación, muchos de los subsidios, más allá de beneficiar, resultan tener el efecto contrario o regresivo.

Tal es el caso de los subsidios al consumo de los combustibles fósiles, los cuales han resultado mecanismos altamente agresivos para el medio ambiente y sobre todo para avanzar a la transición energética.

Subsidios combustibles fósiles

Subsidios mundiales al petroleo, 2012

Los subsidios al consumo suelen estar representados en menores impuestos, bajos precios con base en el mercado internacional y apoyos en salarios. De acuerdo a la Agencia Internacional de Energía (IEA, por sus siglas en inglés) cada año los gobiernos invierten grandes cantidades de dinero para subsidiar el consumo de combustibles fósiles, por ejemplo en el 2012, más de $544.000 millones de dólares de los cuales el 50.9% fue a petróleo, el 24.8% a electricidad generada por estas fuentes, el 22.8% para gas natural y el 1.5% a carbón.

La flexibilidad para usar hidrocarburos ha provocado el aumento de su consumo y con ello tres tipos de costos al medio ambiente:

  1. Desarrollar mejores tecnologías para la producción de energéticos.

Cuando se subsidia se le quitan recursos para desarrollar mejoras tecnológicas que permitan utilizar fuentes sustentables. Esto es, solo se destinan recursos para seguir produciendo combustibles fósiles sin avanzar en la creación de tecnología para utilizar energéticos limpios.

  1. Se pierde la oportunidad de avanzar hacia una transición energética.

Al no tener una fuerte inversión en nuevas tecnologías y promover una alta dependencia de combustibles fósiles abaratando sus costos, se cierran las puertas a utilizar energéticos renovables. Puesto que al no reflejar los verdaderos costos, hacen que invertir en energías renovables siga viéndose como algo muy costoso a pesar de ser competitivas.

En el 2012, de los subsidios a los combustibles en general solo el 15.6% fue destinado a renovables, lo que equivale a $101.000 millones de dólares, 5 veces menos de lo que reciben los combustibles fósiles. Esto representa un gran costo de oportunidad, ya que no se ha aprovechado el potencial de los diferentes energéticos que permitirían tener un sector más eficiente y accesible.

  1. Emisión de gases de efecto invernadero (GEI) que contribuyen al Cambio Climático.

La mayor utilización de hidrocarburos genera una mayor emisión de gases de efecto invernadero. En el 2011 alrededor 31,342.27 millones de toneladas de Dióxido de Carbono (CO2) fueron emitidas por el consumo de combustibles fósiles. (IEA, 2013)

Año tras año las emisiones mundiales por la quema de combustibles fósiles crece. Tan sólo desde 1971 (fecha de la primera medición de CO2) han crecido en 122%, representando 2011 el año de más emisiones. En términos individuales, esto se traduce en una emisión de 4,504 kilos de CO2 per cápita al año.

Ante estos tres puntos, resulta lógico concluir que es primordial dar un giro en la composición de la matriz energética en México y el resto del mundo para poder mitigar los efectos del cambio climático. El futuro debe de estar pensado en una gama de energéticos que no sólo dependa de combustibles fósiles, sino que la utilización de renovables contribuya a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Vía| Agencia Internacional de Energía, World Energy Outlook 2013

Más información| World Energy Outlook, BBC News, IEAOECD, Energy Subsidies

Imágenes| Subsidios combustibles fósiles, Fracaso

En QAH| El consumo de recursos en el desarrollo sustentable, Economía ecológica (I): atravesando la ciencia

RELACIONADOS