Coaching y Desarrollo Personal 


Stop

Hoy en día la gran mayoría de mujeres nos vemos sometidas a un estado de crítica continua. Obligadas por la sociedad a buscar el físico perfecto, a ser el rostro más bonito y a tener las medidas perfectas. Cada vez nos invaden con más y más publicidad, con cánones de belleza absurdos y unos estereotipos que nada se acercan a la normalidad. Juegan con la autoestima de quienes creen y siguen a ciegas estos consejos, convirtiéndolos en su modo de vida y en obsesiones que se convierten en enfermedades mentales, tales como la anorexia o la bulimia. Y por eso, cada vez me indigna más en lo que se está convirtiendo el mundo. Las malas actitudes que tenemos hacia el otro, las degradaciones y los desprecios. imageNo nos damos cuenta del daño que pueden ocasionar nuestras palabras, ni somos conscientes de que ellas pueden acabar provocando cosas tan graves como estas.

Y qué importa, qué importa tener un cuerpo u otro, que importa ser más alta o más baja, más delgada o más fuerte. ¿Hasta cuándo vamos a seguir sacrificándonos? Cada persona es como es, especial única y diferente, y eso no condiciona nada. Sentimos igual, disfrutamos igual y todas podemos hacer en cada momento lo que nos venga en gana. No deberíamos vivir condicionadas por nuestro cuerpo, porque somos más que eso, mucho más que eso. No podemos centrar nuestros pensamientos tan sólo en mejorar físicamente, sino en enriquecer nuestra mente, en ser felices y en aprender a ser portadores de unos valores éticos dignos y de peso.

Porque un físico tan solo es un escaparate al exterior y eso no constituye un dato contundente y fiable. Olvidamos que lo verdaderamente importante siempre está en el interior, porque el cuerpo acaba por envejecerse, pero el alma nunca.

* Imagen| Pinterest

RELACIONADOS