Cultura y Sociedad, Historia 


Stasis: convulsión en el mundo griego

Mapa de Grecia

Mapa de Grecia

Estamos ante un período de convulsión social producido durante los siglos VII y VI a.C., de la época arcaica. Un largo período de cambios, que se definió como stasis. Donde los sectores que no ostentaban el poder, en la polis aristocrática, se van a volver en contra del control político y económico de la aristocracia.  El término staseis, hacía referencia a una facción o partido, por lo que nos encontramos ante una lucha interna entre diferentes facciones aristocráticas. Tres son los síntomas que caracterizaron el período: stenokhoría, eunomía y la reforma hoplítica.

Stenokhoría (hambre de tierras), tras la desaparición de la monarquía se producirá el proceso de creación de la polis aristocrática. Se reconvertirán las tierras, pasando del cultivo de cereal al de la vid y el olivo. La aristocracia no sólo controlaba las mejores tierras, sino que también aumentaron sus riquezas a través del comercio de los cultivos. Hacía falta tiempo para rentabilizar este tipo de cultivo, por lo que solo los grandes propietarios fueron capaces de llevarlo a cabo. Se produjo pues un proceso de endeudamiento y abandono de la tierra por parte de los pequeños propietarios. Que se vieron obligados a acabar empleándose como mano de obra para la aristocracia. La vid y el olivo, podían llegar a ser muy rentables, pero no daban de comer a la población. Como consecuencia de esta política agraria se produjeron hambrunas. La primera medida de los aristócratas fue la rotulación de tierras del interior, medida que se mostrará ineficaz. La consecuencia principal de la stenokhoría será la colonización griega del mediterráneo en busca de nuevas tierras.

hoplon griego

hoplón griego

La Eunomía o fervor por plasmar las leyes por escrito fue otro elemento a tener en cuenta. Hesíodo ya había advertido de ello, la aristocracia conocía las leyes pero no las ponía por escrito, lo que explicaba la arbitrariedad en la aplicación de las mismas. La aristoi basaban su poder en la acaparación de las magistraturas, y la justicia se basaba en el conocimiento aristocrático de las leyes. Pero a lo largo del siglo VII, se produjo un proceso de proliferación de legisladores. Todos ellos aristocrátas cultos, como Dracon o Solon. Buscaban definir y diferenciar la esfera pública de la esfera privada. Se dieron dos movimientos legisladores en este período: nomothetes y aysimnetes. Los Nomothetes eran personas constitucionalmente elegidas para desempeñar una tarea definida, plasmar las leyes por escrito. Gobernaban legalmente y por un período constitucional de tiempo limitado. Entre los más importantes se encontraba Caronas de Catania, legislador de las colonias calcídicas en Sicilia e Italia. Discípulo de Pitágoras, se sirvió de las leyes de Zaleuco de Locris, que fue uno de los primeros legisladores griegos. También destacó Solon de Atenas, uno de los siete sabios de Grecia. Su constitución estuvo encaminada a aliviar la situación del campesinado, destacaron las reformas institucionales y el establecimiento de un nuevo sistema censitario basado en el linaje del individuo.

Los Aysimnethes fueron personajes elegidos legalmente a los que no les dio tiempo a acabar su tarea en el período constitucional, por lo que actuaron alegalmente. Y cuando terminaban su labor renunciaban a su poder pacíficamente, sin crear dinastías. Se trató de personajes aristocráticos muy versados en derecho consuetudinario, y perfectamente capacitados para poner las leyes por escrito. La diferencia entre unos y otros es sobre todo que los primeros recopilaron leyes antiguas de transmisión oral, y los segundos legislaron ex novo. Ambos sirvieron para solventar el vacío legal, aunque seguiría siendo insuficiente. Lo que se vio reflejado en el tránsito de la polis aristocrática hacia la polis oligárquica, que desembocará en la Tiranía y los Tiranos posteriormente. A excepción de Esparta, que no aceptará este sistema político. Los tiranos serán legisladores aristocráticos, que trataron de beneficiar a los pequeños y medianos propietarios, en busca de una salida a la stasis. Y para ello promoverán la colonización.

El tercer elemento del período será la reforma hoplítica, que como ya hemos comentado, igualó la sociedad de la polis por abajo. Si el ejército era de todo el mundo, la polis también era de todo el mundo. Se produjo pues como consecuencia un proceso de enfrentamiento del demos contra la aristocracia.

 

En colaboración con QAH| iHistoriArte

Vía| Dave Meler, Los albores de la civilización, ed. Osiris, 2013 Madrid.

Imágenes| bloganavazquez

RELACIONADOS