Jurídico 


¿Son los rescates bancarios compatibles con el derecho de la competencia?

En un contexto de crisis como en el que nos encontramos el término “rescate bancario” se ha introducido inexorablemente en el acervo popular, siendo un término de dominio público. Sin embargo, de lo que posiblemente no seamos tan conscientes es de los posibles problemas que plantee desde el punto de vista del derecho de la competencia.

¿Son los rescates bancarios compatibles con el derecho de la competencia?

¿Son los rescates bancarios compatibles con el derecho de la competencia?

El Derecho de la Competencia, a grandes rasgos, se encarga de que, a través de una serie de normas a cumplir por los operadores del mercado, el consumidor pague el precio de mercado más bajo posible por bienes y servicios.

Una de las ramas del derecho de la competencia es la que se encarga de controlar que cualquier tipo de ayuda que un Estado otorgue a una empresa no tenga efectos anticompetitivos en el mercado, no sitúe a esa empresa en una posición ventajosa respecto a sus competidores.

Las normas que regulan esta forma de lucha contra las conductas anticompetitivas son los arts. 107-109 TFUE (Tratado sobre el Funcionamiento de la Unión Europea) y el art. 11 LDC (Ley 15/2007 de Defensa de la Competencia).

Teniendo en cuenta lo dicho anteriormente, cabe plantearse si los rescates bancarios que se han ido realizando a lo largo de la crisis financiera en España provocan distorsiones en la competencia.

Las ayudas de estado (en forma de subvenciones, ayudas positivas, o en forma de alivio de cargas fiscales, ayudas negativas) en un momento como el actual han sido y son necesarias. El problema al que nos enfrentamos es que en el sector financiero, que tradicionalmente ha tenido un trato especial a este respecto, se pueden alterar las reglas de mercado. En el ámbito de los préstamos interbancarios, la perspectiva de que un banco vaya a ser rescatado puede llevar a que se tomen decisiones de inversión más arriesgadas por efecto de ese colchón que supone una fuente estatal de liquidez. Esto a la larga afectará a los consumidores al ocasionar burbujas como las que ha sufrido este sector, consumidores que, además, estarán pagando esos rescates como contribuyentes. La alternativa sería permitir fusiones de entidades que, en otras circunstancias de mercado, no se habrían permitido por generar posiciones de dominio. Esto también llevaría a que el consumidor final sufriera precios no ajustados al libre mercado.

Para evitar lo anterior, la Comisión Europea ha ido aprobando distintas Comunicaciones, conformando el llamado “Paquete bancario”. A través de este mecanismo, la CE establece los criterios bajo los cuales los Estados miembros deben llevar a cabo los rescates bancarios. Destaca la necesidad de aprobar un plan de viabilidad, para evitar distorsiones del mercado a largo plazo.

A modo de conclusión, el camino a seguir ante este tipo se situaciones debe ser apostar por un derecho de la competencia fuerte y riguroso. Esto no debe impedir tomar medidas urgentes y excepcionales, siguiendo los medios que pone la CE a disposición de los Estados miembros.

Vía| The Student Journal of Law, europa.eu

Más información| cepr.org

Imagen| Bankia

RELACIONADOS