Coaching Profesional, Reflexiones 


Somos como somos: Bioenergética

 

Desde distintos lugares y épocas suenan voces que promulgan que somos uno y que cuerpo y mente son reflejo el uno del otro. Sostienen que toda materia es energía y que la forma que cada ser  tiene para canalizarla comporta su cuerpo físico. Alexander Lowen sostiene que las zonas del cuerpo más voluminosas indican una concentración de energía y las partes más delgadas una carencia. También observa los bloqueos corporales, zonas atensionadas, color y temperatura de la piel,  partes del cuerpo que resultan muy diferentes, voz, mirada, espontaneidad…

Mens sana in corpore sano

Somos cómo somos

Lowen fundó la terapia Bioenergética y postuló tres fundamentos: todo ser vivo capta y emite una energía que le es propia, ésta puede estar orientada hacia la propia destrucción o el pleno desarrollo y mediante técnicas especiales esta energía puede canalizarse para tratar los trastornos energéticos del cuerpo que afectan a la salud mental y física.

De esta manera diferencia cinco estructuras de personalidad. La estructura esquizoide suele ser delgada, con el pecho hundido y los brazos largos. Sus ojos parecen ausentes. Son personas disociadas que tienden a retraerse. La estructura oral presenta un cuerpo alargado y frágil, tienen poca energía y masa muscular, son personas dependientes y con necesidad de atención. El carácter psicopático comprende a personas con energía acumulada en la parte superior del cuerpo y carencia en la inferior. Son personas manipuladoras,  incluso seductoras, que buscan las maneras de someter a los demás para que hagan lo que ellos quieran.

El carácter masoquista comporta a personas normalmente con sobrepeso, exceso de energía en el tronco bajo. Son personas con mucho aguante y tendencia al sufrimiento,  y no canalizan esa energía de vuelta hacia fuera. Por último, la estructura rígida pertenece a personas que consideran que ceder es sinónimo de rendición. Son cuerpos proporcionados con bastante energía y por tanto musculosos. Son metódicos, competitivos y ambiciosos.

Según explica Lowen todos tenemos un poco de cada, pero predomina una o incluso dos de ellas en cada persona. También sostiene que ninguna es mejor ni peor, todas son el resultado de una experiencia traumática temprana.

De esta manera la Bioenergética intenta ayudar al hombre a recobrar su naturaleza primaria, entendida cómo la condición de libertad para expresar los sentimientos, el estado de gracia para poder expandirlos y la calidad de la belleza que manifiesta la armonía interior que engendra dicha expansión. Según él estos valores evidencian un cuerpo y una mente sanos.

Y para ti, ¿qué es la salud?

Vía| Psicotecnia

Más información| Alcione

Imagen| Redes- Cepalcala

RELACIONADOS