Coaching Profesional 


Soltarse la melena

Soltarse la melenaAunque acabe de comenzar el otoño, es bueno soltarse la melena también en él, no podemos dejar que sea sólo el verano quien vaya a copar todo el protagonismo. Parece que es sólo en verano cuando podemos soltarnos un poco la melena, disfrutar, ilusionarnos o cometer alguna locura, o conseguir nuestros sueños. Me niego. Nos negamos.

Llega la estación de las hojas en el suelo, el fresquito que traspasa nuestra ropa y de las copiosas lluvias, pero ¿qué impide que implícitamente esos matices no sean adecuados para crear un contexto de fantasía? De hecho, lo es para mucha gente también, sólo hay que soltarse un poco la melena.

Soltarse la melena implica no dejar que nos abrume todo “lo que viene ahora”. Muchos terminan las vacaciones y se encuentran delante de un muro altísimo que sienten insuperable, que cae como una losa en sus espaldas que no se desprenderá hasta la siguiente etapa estival, que les acompañará como una sombra para la que no existen puntos cardinales, que no atiende al sol y que siempre va por delante de ellos, frenando cada paso que dan hasta el siguiente “período feliz”. No.

También implica arriesgarse, tomar decisiones, dar un paso al frente y decir: ¡Aquí estoy yo! ¡He venido a cumplir mis sueños y no me importa la estación del año que sea, dónde esté, quién me lo impida, o si el resto de la gente no está de acuerdo con ello!

Confiar en uno mismo es la mejor forma de soltarse la melena, hacer las cosas con convicción y convertir a la seguridad en la mayor de nuestras aliadas, incluso cuando erramos, transformando el error en aprendizaje.pelos bob marley

Ir con pies de plomo no es incompatible con soltarse la melena, más bien al contrario, significa ir paso a paso pero directamente hacia ese objetivo que, racional o no, es tuyo y nadie debe convencerte de otra cosa, puesto que podrías luego frustrarte por no haberlo ni tan siquiera intentado.

Así que decimos desde aquí que uno puede aprender a soltarse la melena también en épocas, situaciones y contextos en los que no creeríamos nunca conseguir nada. ¿Podemos imaginar? Podemos conseguir.

Sólo hay que hacerlo dando un paso al frente.

Y si el viento hace que nuestros pelos se nos metan en la cara y nos impidan ver….

….Nos rapamos la cabeza.

Leer más | El Mercado de la Incertidumbre

Fotos | Working lenguage, David Peluqueros Barbate

RELACIONADOS