Derecho de la Unión Europea, Derecho del Trabajo 


Solo recibirás aquellos daños que consigas probar

La Sra. Arjona Camacho es una trabajadora de Securitas Seguridad España que desempeña sus servicios como agente de seguridad en un centro de internamiento de menores en Córdoba. El día 24 de abril de 2014 recibe una carta de despido con la que se muestra disconforme. Por ello,reclama por despido,solicitando la nulidad del mismo por discriminación por razón de sexo, solicitando, además de la readmisión, una indemnización de 6.000 euros.

El juzgado de los Social nº1 de Córdoba acepta los argumentos de la trabajadora, pero considera que para reparar los daños probados basta una indemnización a 3.000 euros. Sin embargo, el Juez se pregunta si, con arreglo al artículo 18 de la Directiva 2006/54, según el cual el daño debe ser reparado o indemnizado de manera disuasoria, debe conceder a la Sra. Arjona Camacho una indemnización que vaya más allá de la reparación íntegra del perjuicio que ha sufrido, en forma de daños punitivos, como elemento disuasorio frente a posibles agresores, incluyendo a su antiguo empresario y a otros.

Cuadro de la artista contemporánea China Zhan-Jie. #ActualidadJurídica

La STJUE 17 de diciembre 2015 (C407-14), rechaza que la previsión de este artículo de la Directiva requiera que sea necesaria una indemnización por daños punitivos al agresor. En concreto entiende que, en el caso de los despidos discriminatorios no puede restablecerse la situación de igualdad si la persona discriminada no recupera su puesto de trabajo o, alternativamente, si no se la indemniza por el perjuicio sufrido (tal y como establece la norma española). Y, en el caso de la reparación pecuniaria debe ser adecuada, esto es, debe permitir compensar íntegramente los perjuicios efectivamente sufridos a causa del despido discriminatorio. La opción de los estados de imponer legislativamente una cantidad superior es simplemente una opción, y no un mandato de la normativa europea.

Esta decisión es llamativa por varias razones. La primera es que se desvía de la conclusión establecida por el Abogado General, lo cual es bastante inhabitual. La segunda es que el TJUE recupere el viejo debate sobre si las indemnizaciones civiles que recibe una víctima deben tener una carácter exclusivamente reparador o también sancionador. Además, es la primera sentencia sobre el art. 18 de la Directiva, por lo que puede marcar las demás.

Es una lástima no poder tener acceso a los detalles del caso, para poder valorar en que medida la indemnización solicitada podría servir de reparación, pero lo que está claro es que las posibles interpretaciones en el sentido de establecer una indemnización adicional vía daños puntivos a través del Derecho de la Unión Europea no son viables si se sigue la interpretación recogida por esta sentencia.

Un abrazo a todos y !FELIZ NAVIDAD!

Mas información| sentencia; conclusiones del Abogado General

Imagen| Zhang-jie

RELACIONADOS