Coaching Profesional 


(Sobre)vivir

“No es la especie más fuerte la que sobrevive, ni la más inteligente, sino la más receptiva al cambio” (Charles Darwin)

Para ganar hay que estar dispuestos a perder una y mil veces, para valorar los momentos felices, deberemos vivir muchos otros no tan agradables, para valorar el esfuerzo tendremos que apostar muy fuerte por increíbles dosis de dedicación, paciencia y perseverancia.

El yo-mi-me-conmigo tan común como absurdo y egoísta, cansa. Las preguntas absurdas no merecen respuesta. Las respuestas comunes aburren. Las palabras vacías están llenas de nada. Todos sabemos que las palabritas se las lleva el viento y las mentiras tienen las patas muy cortas, se acaban descubriendo y nos acaban mostrando cómo son las verdaderamente las personas. ¿Cómo sabemos todo esto? Lo hemos aprendido a base de vivir. Y así, y solo así conseguimos avanzar, conseguimos aprender y conseguimos sobrevivir.

photo-1429277096327-11ee3b761c93La vida es fácil, dicen por ahí.  Otros afirman que la vida es dura y cruel. Yo les  contesto que sí a los dos. Porque la vida puede ser fácil y difícil a la vez, porque la vida depende en gran medida de lo enserio que te la tomes, de la capacidad que tengas de reconstruirte porque, eso sí, la vida es constante construcción y recontrucción. Un día das un paso, otro retrocedes dos. Hasta que llega un día que dejas de dar pasos y pasas a dar zancadas. Pasas a recorrer caminos más frondosos con paisajes más bonitos y empiezas a respirar aire fresco que huele a bienestar.

Cuando llegue ese momento no te confundas, no pienses que ya está todo controlado porque seguramente volverás a retroceder alguno de aquellos pasos pero no será lo mismo, ya verás el camino con otros ojos, desde otra perspectiva. Ya conocerás mucho más el paisaje, ya sabrás donde están los baches e intentarás evitarlos, comenzarás a encontrar diferentes bifurcaciones y a pasar por otros caminos diferentes, también válidos para seguir caminando. Te darás cuenta que lo importante ya no es la meta, sino el camino en sí, valorarás cada paso, cada piedra y apreciarás como nunca el intenso aroma de cada pequeña flor que te encuentres a lo largo del recorrido.

Sólo si estamos preparados para vivir, seremos capaces de sobrevivir en este mundo complejo porque para llegar a sobrevivir, deberemos comenzar por vivir.

Vía| Belén González

Imagen| Unsplash

RELACIONADOS