ENTRAR
Qué Aprendemos Hoy

Sobre la incompatibilidad de los Magistrados del Tribunal Constitucional

Conmoción ha producido la noticia sobre la pretendida «incompatibilidad» del Presidente del Tribunal Constitucional, Pérez de los Cobos, porque según se publica éste habría sido militante del Partido Popular cuando ya era magistrado de este Tribunal. La cuestión presenta aristas de diferente perfil: por un lado jurídicas, y, por otro, de índole estético.

En cuanto a las primeras: ¿jurídicamente es incompatible ser Magistrado del Tribunal Constitucional y militar en un partido? Sobre el punto ya se pronunció el Tribunal Constitucional en su Auto 226/1988, de 16 de febrero, y concluyó que la militancia en un partido político no es incompatible con ser Magistrado en el Constitucional: «La Ley Orgánica de este Tribunal, de aplicación prioritaria respecto de la Ley Orgánica del Poder Judicial y de la Ley de Enjuiciamiento Civil no impide que los Magistrados de este Tribunal puedan pertenecer a partidos políticos […] y sólo les impide ocupar dentro de los partidos cargos de carácter directivo, pues una posible afinidad ideológica no es en ningún caso factor que mengüe la imparcialidad para juzgar los asuntos que según su Ley Orgánica este Tribunal debe decidir.». Esto es así porque el art. 159.4 CE que recoge las incompatibilidades para los magistrados del TC contempla únicamente «los cargos políticos» y el «desempeño de funciones directivas en un partido político»; pero nada dice de que no se pueda militar, como sí que hace el art. 127 de la propia Constitución para los jueces y magistrados ordinarios a los que impide «desempeñar otros cargos públicos, ni pertenecer a partidos políticos». La cláusula final del 159.4 CE que remite para los Magistrados constitucionales al régimen de incompatibilidades de los jueces, no resultaría de aplicación en este punto.

A partir de aquí el debate tiene que centrarse en lo «ético» (o no sabría si más correctamente sería «estético», al entenderlo como percepción social de la ejemplaridad pública), dimensiones en cualquier caso que no podemos despreciar. Como nos reprocha la prensa internacional con la incomparecencia de Rajoy, un problema de nuestro país es que en el ámbito público parece que sólo importe lo «jurídico», incluso únicamente las responsabilidades «penales», cuando debiera ser exigible ir mucho más allá y reclamar un altísimo estándar ético de nuestros dirigentes políticos y cargos públicos. Personalmente no me conformo con tener unos responsables públicos que no sean unos «ladrones», sino que quiero a personas que sean ejemplo de integridad ética. La pregunta debiera ser entonces: ¿es ético (o «estético») ser Magistrado constitucional al tiempo que se milita en un partido político?

Pues bien, es un tema espinoso ya que por un lado es cierto que como indicara el propio Tribunal Constitucional la afinidad ideológica no merma la independencia, pero en abstracto puede ofrecer una imagen de parcialidad a priori. Un magistrado constitucional es juez de las leyes; en definitiva, juez de la política en tanto que intérprete último de la Constitución. De forma que a los magistrados constitucionales, tanto más que a los jueces ordinarios, les es exigible su neutralidad en el ámbito político. No quiere decir que un magistrado constitucional no pueda tener su ideología, pero sí que es cierto que como juez constitucional deberá actuar no en base a sus preferencias políticas sino según criterios interpretativos marcados por la «ciencia» jurídica para extraer el contenido de nuestra Norma Fundamental. Y esta neutralidad es verdad que en abstracto puede verse empañada por la militancia en un partido político. Ya lo dice el refrán: «la mujer del Cesar no sólo tiene que ser honrada, sino además parecerlo». Es por ello que en principio tal militancia no es vista como «estética». Ahora bien, ¿hay datos que permitan romper tal consideración abstracta y afirmar en concreto el correcto cumplimiento de los deberes de neutralidad e independencia que le corresponden como Magistrado a Pérez de los Cobos? Creo que sí, como pone de manifiesto su voto a favor del matrimonio homosexual o su nombramiento unánime para Presidente –hecho insólito en los últimos tiempos- como persona de consenso. Lo cierto es que el Magistrado Pérez de los Cobos ha demostrado su actuar independiente esté afiliado o no. Por lo que antes de levantar “escándalos”, valoremos conductas personales, no etiquetas.

Además el Magistrado Pérez de los Cobos fue elegido por el Senado y en él fue sometido a un «hearing», es decir, a una audiencia donde los senadores debieron indagar sobre su aptitud para el cargo más allá de las puras incompatibilidades. Mi pregunta es: ¿cómo pudo ser que se les escapara este «dato»? Cuando uno conoce los «hearings» que se hacen en la Unión Europea o, aún más, en los EE.UU., en donde someten a un auténtico «tercer grado» a los candidatos, se da cuenta del déficit de cultura democrática de nuestro país. O a lo mejor resulta que no se consideró relevante, ni para los senadores –que no preguntaron al respecto- ni para el propio Pérez de los Cobos –que no lo declaró-, ya que lo importante no es su afinidad ideológica sino su valía e independencia profesional y personal. Y en atención a ello fue elegido con amplísima mayoría.

Creo que hay que dar un prudente beneficio de la duda, pero, sobre todo, valorar su ejemplar conducta en concreto. Más que a tachas en abstracto por su militancia, atendamos a la independencia que como Magistrado ha demostrado.  Ésta creo que es la clave y ante ello le doy mi voto de confianza.

Vía|Artículo originariamente publicado en el diario La Verdad de Murcia, el 19 de julio de 2013. La versión aquí publicada presenta algunas modificaciones con respecto al original.

Imagen| Tribunal Constitucional

germanteruel Escrito por el jul 27 2013. Archivado bajo Análisis Jurídico, Jurídico.





CONOCE AL REDACTOR

Germán Manuel Teruel Lozano

Twitter
germanteruel

Doctor Europeo en Derecho. Universidad de Bolonia y Universidad de Murcia. Colegial del Real Colegio de España en Bolonia. Investigador en formación de la Universidad de Murcia.

  Ver perfil completo
Acceder |