Economía y Empresa 


Sobre el accionista en situación de mora

Cuando una deuda vence y es exigible, un acreedor puede reclamar dicha deuda por vía judicial o extrajudicial. En ese momento, el deudor entra en situación de mora. En las sociedades de capital y, en particular en las sociedades anónimas, las acciones deben estar suscritas en su totalidad, en situaciones de constitución o de aumento de capital social. No obstante, el desembolso inicial puede ser de, al menos, la cuarta parte del total.

Los desembolsos pendientes deben ser asumidos por parte del accionista en tiempo y forma, sea por lo recogido en estatutos, sea por lo acordado de forma extraordinaria en situaciones de, por ejemplo, aumento de capital con dividendo pasivo.

Acciones no desembolsadas

Acciones no desembolsadas

Pero, ¿qué ocurre si el accionista no cumple con sus obligaciones y no desembolsa los desembolsos pendientes en tiempo y forma?

En primer lugar, los accionistas deben recibir notificación personal de dicha situación, sea de forma personal o mediante publicación en el Boletín Oficial del Registro Mercantil en un plazo de, al menos, un mes antes del vencimiento. Una vez vencido el plazo, el accionista se encontraría en situación de mora y tendría una serie de efectos considerables, que son los siguientes:

  • El accionista con derecho a voto, no podrá ejercer el mismo.
  • El importe de sus acciones será deducido del total, para el cómputo del quórum.
  • No podrá percibir dividendos.
  • No podrá ejercer el derecho preferente de suscripción de nuevas acciones.
  • No podrá ejercer el derecho preferente de suscripción de obligaciones convertibles.

Ante esta situación, el accionista puede hacer frente a sus obligaciones más el pago de intereses y salir de dicha situación de mora, pudiendo reclamar el cobro de los dividendos no cobrados y no prescritos. Pero, ¿Y si el accionista sigue sin cumplir con sus obligaciones? Estaríamos ante una situación mucho más complicada que podríamos resumir en:

  • Enajenación de las acciones del socio moroso (es necesario fedatario público).
  • Amortización de las acciones del socio moroso, lo cual supondría una reducción del capital social.

En definitiva, existen mecanismos de sobra para actuar en una u otra dirección, dependiendo de si el socio moroso rehúsa de cumplir con sus obligaciones, aun haciéndolo fuera de plazo o de, si por el contrario, cumple con las mismas.

Vía| Ley de Sociedades de Capital, Noticias Jurídicas

Imagen| Mundo-Forex

En QAH| ¿Qué tipo de acciones me puedo encontrar en una empresa?

RELACIONADOS