Cultura y Sociedad, Historia 


Skellig Mikel: El monasterio imposible.

 

Unesco

© UNESCO
Author: G. Gonzalez-Brigas

Construido en el siglo VII en las escarpadas laderas de la rocosa isla de Skellig Mikel, a escasos kilómetros de las costas irlandesas, se encuentra el monasterio del viento. Un lugar que ilustra a la perfección la espartana existencia de los primeros cristianos irlandeses. Sin apenas un palmo de tierra llano, sus inclinadas pendientes y acantilados convierten un simple paseo en una peligrosa aventura los días en los que las tormentas y vientos azotan la roca.

Excepcionalmente conservado, Skellig Mikel, es un ejemplar único en muchos aspectos. Situado en una roca piramidal en medio del océano, se encuentra perfectamente preservado por las condiciones ambientales.

Situado sobre las diferentes terrazas de la isla, el complejo monástico se comunica por tramos de escaleras tallados en la dura roca. El recinto más amplio se encuentra dividido en diferentes terrazas en la parte nororiental protegido del viento, mientras que la ermita está situada en el pico más pronunciado del lado sur. El cuarzo blanco de la pavimentación entre los edificios le da al conjunto una calidad urbana.

Repartidas por la isla encontramos las estructuras en forma de ‘leatch’, la mayor de las cuales es conocida como “El cementerio de los monjes” y las dos cisternas empleadas para la recogida y purificación del agua.

La ermita se encuentra agarrada a los salientes de la roca del pico sur para no caerse. Al no existir una superficie llana donde construir, esta se tuvo que crear, construyendo muros en el borde de los salientes naturales. Toda una proeza de ingeniería arquitectónica en aquellos tiempos. El pico sur cuenta también con tres terrazas, una de ellas con una pequeña iglesia, una cruz de piedra y otro ‘leacht’. La terraza inferior conocida como “el jardín” consta de tres parcelas de terreno nivelado gracias a los muros de contención.

© UNESCO Author: G. Gonzalez-Brigas

© UNESCO
Author: G. Gonzalez-Brigas

La fecha de la fundación del monasterio en la isla no se conoce con exactitud. La tradición establece que fue San Fionan el fundador en el siglo VI, sin embargo, los primeros registros escritos datan del siglo VIII. Dedicado a San Miguel entre el 950 y el 1050 d.C. Era costumbre construir una nueva iglesia para celebrar la dedicatoria. Esta fecha encaja bien con el estilo arquitectónico de la zona más antigua de la actual iglesia, conocida como la iglesia de San Miguel. Fue ocupada continuamente hasta que a finales del siglo XII, cuando un cambio climático general llevó al aumento de las tormentas marinas alrededor de la isla y obligó a la comunidad a trasladarse a tierra firme. Sin embargo, una presencia monástica se mantuvo como una dependencia de la abadía de Ballinskelligs. Alrededor de 1826, el propietario vendió la isla a la Corporación para la conservación y mejora del Puerto de Dublín que construyó dos faros en la costa del Atlántico.

 

En Colaboración con QAH| iHistoriArte

Vía| Edwards N., The Archaeology of Early Medieval Ireland Rudledge, 1996.

Más Información| Unesco

Imagen|Unesco

RELACIONADOS