Coaching Profesional 


Siento haberte descuidado

“Estoy triste pero a la vez me alegro de contarte esto.llama se apaga si te descuidas

Por una parte me siento un poco apenado y dolorido, porque sé que he cometido un error, y que los errores, llevan asociados algunas veces consecuencias negativas, en ocasiones irreversibles.

Aunque por otro lado estoy contento por haber sabido dar un paso al frente y volver a mirarte de frente, volver a escribirte y situarme en el contexto, interactuar con él y terminar formando de nuevo parte de él.

Siento haberte descuidado, y lo lamento, espero que me perdones, pero que a la vez valores el esfuerzo que merece volver sobre mis pasos y decidir paralelamente crear un nuevo camino que comienza con estas palabras.

El siguiente paso será no volver a descuidar, porque se que quizás no haya otra oportunidad”.

Esto es lo que deberíamos decirnos a nosotros mismos cada vez que descuidamos algo que antes tenía importancia en nuestra vida y que en realidad sigue teniéndola aunque por simple dejadez, nos alejamos poco a poco y terminamos apartándonos normalmente. Sueños y objetivos que tuvimos en algún momento a lo largo del tiempo. En definitiva, estamos haciéndonos daño a nosotros mismos y descuidando en primer término a nuestra propia persona.

¿Un ejemplo? Muchos.

Descuidar una buena reflexión, puede conllevar a tomar decisiones muy perjudiciales, o perder oportunidades para hacer las cosas de manera acertada.

– Descuidar a tu pareja hará que simplemente el amor y lo que se sentía antes pase a mejor vida y la llama se apague.

– Descuidar tu objetivo en los estudios o en el tema laboral es caer paradójicamente en una vida “cómoda” por aquello del descuido y falta de esfuerzo que se convierte en una vida que realmente has rechazado siempre.

Descuidar tus proyectos, tus amigos, tu familia… Son descuidos que, simplemente, no debemos ni podemos permitirnos, como por ejemplo salir de casa un día sin apagar una luz. Las consecuencias pueden ser mucho mayores que la cantidad de energía que vayamos a utilizar para no descuidar aquello que verdaderamente nos importa.

Las oportunidades las tenemos delante cada día, pero en el momento donde podemos aprovecharlas, tener un descuido puede ser irreversible… Por ello, es mejor no acudir nunca al “siento haberte descuidado”, mucho mejor.

Piénsalo, reflexiona y si caes en la cuenta de que has descuidado algo últimamente, vete otra vez al principio del texto.

Quizs todo este texto no te haya enseñado nada nuevo, pero sí que te ha podido recordar una reflexión necesaria, así que por si existe algún descuidado en la sala… 

Más info | El Mercado de la Incertidumbre

Foto | Rituales y Hechizos, avivar la llama

RELACIONADOS