Coaching Profesional 


“Si se quiere y se trabaja, se puede”

esfuerzo

Ésta fue la frase con la que el entrenador del Atlético de Madrid resumió todo el camino que su equipo ha recorrido hasta conquistar la Liga de Fútbol española: “Si se quiere y se trabaja, se puede”.

Hace unos días, hablando de algo parecido, alguien me decía que estamos determinados por las circunstancias que nos rodean, que no podemos escapar de ellas y que, hasta cierto punto, son ellas las que hacen que estemos en una posición u otra. El Atlético de Madrid ha ganado la Liga, a priori, teniendo pocas circunstancias a su favor. Circunstancias que se traducen en dos gigantes futbolísticos con un presupuesto mucho mayor que el suyo, con las mejores estrellas del balón en sus vestuarios y los mejores entrenadores trabajando para ellos. Sin embargo, ha sido el Atleti el que ha ganado la liga. Si las circunstancias nos determinan ¿cómo ha podido un equipo sin los mejores jugadores y sin los mejores medios, alzarse con el título de Liga? 

Utilizo el ejemplo del fútbol para ilustrar una situación perfectamente extrapolable a las circunstancias que hoy nos rodean y que tanto utilizan algunos como justificación de según qué comportamientos. “La crisis”; “la que está cayendo”; “estando así las cosas”; coletillas que no me canso de escuchar por todas partes. Todos sucumbimos ante la situación que nos rodea porque “es lo que nos ha tocado vivir“. Esta es la filosofía que parece haberse instaurado en nuestra sociedad tras siete años de crisis y yo no puedo evitar enfadarme al comprobar que para muchos, lo que a jóvenes como yo nos queda, es conformarnos con esta mediocre situación.

Cuando escuché a Simeone pronunciar esa frase, mi primer impulso fue pensar que efectivamente, tenía razón, que lo único que hace falta para conseguir algo, es querer conseguirlo. Dicho suena fácil, llevarlo a cabo es tremendamente complicado y por eso también he dudado y he llegado a preguntarme si realmente queriendo y trabajando, se puede. Porque efectivamente, las circunstancias nos condicionan a la hora de tomar decisiones, de poder o no poder hacer algo, sin embargo, la determinación de cada uno es lo que diferencia a quienes dejan que las circunstancias sean dueñas de sus pasos y a quienes no. Si todos a quienes les ha tocado vivir malas épocas hubiesen optado por acomodarse bajo el paraguas de las circunstancias, probablemente ninguno de nosotros estaríamos donde estamos.

El Atlético de Madrid ha demostrado que las circunstancias poco favorables no son determinantes, que el esfuerzo a veces puede más. En mi día a día descubro ejemplos parecidos, amigos pertenecientes a una supuesta generación perdida que no hacen otra cosa más que esforzarse por seguir ahí, por salir adelante, por mejorar día a día, por conseguir sus metas.  Ejemplos de jóvenes y no tan jóvenes, que castigados por la situación, siguen levantándose cada día para demostrar que lo único que debe asustarnos, es la posibilidad de mirar hacia atrás y arrepentirnos de no haberlo intentado.

Imagen| Esfuerzo

RELACIONADOS