Tecnología y Social Media 


Sergey Brin y el laboratorio secreto de Google

brin1

Pronto estará en cartelera el biopic de Steve Jobs protagonizado por Asthon Kutcher. Estados Undios ama a sus empresarios innovadores, aunque hayan nacido en Moscú en tiempos de la Unión Soviética… Sergey Brin se graduó con matrícula de honor en Matemática e Informática en la Universidad de Maryland. Varios años atrás había abandonado Moscú con sus padres rumbo a Estados Unidos en busca de nuevas oportunidades. Y las encontró. ¿Su nombre? Google.

Brin es junto a Larry Page el fundador de una de las empresas de nuevas tecnologías más importantes del mundo. Todos conocemos su buscador, su excelente programa de mapas, su sistema operativo móvil, incluso algunos de sus smartphones o tablets. Pero Google aspira a ser algo más que una firma de éxito en el presente. Su ambición es adelantarse al futuro con proyectos a largo plazo. Y para eso Sergey Brin creó Google X, un laboratorio secreto situado en Mountain View, zona en la que también se encuentra la sede mundial de Google.

top-secretLas primeras noticias de Google X fueron filtradas por el New York Times hace casi dos años. Al parecer, Brin se cansó de estar al pie del cañón, cedió a Larry Page el control de la rutina diaria de Google y empezó a ocuparse de proyectos a largo plazo. Y fundó un laboratorio secreto para dar rienda suelta a su imaginación y a la de unos 100 ingenieros y expertos que trabajan diariamente en sus instalaciones. Se reclutaron profesionales procedentes de otras firmas como Microsoft o Nokia, además de investigadores de prestigiosas universidades o centros como el MIT.

Sebastian Thrun, experto inteligencia artificial, o Johnny Chung Lee, uno de los artífices de Kinect para Xbox de Microsoft, son algunos de los acompañantes de Sergey Brin en este laboratorio de sueños. El primer sueño que se transforma en realidad ha sido Google Glass, ese aparato destinado a conquistar el mundo en 2014. A buen seguro que Brin y su laboratorio siguen con cierto nerviosismo la llegada al mercado del primer producto surgido de los ensayos en Google X.

Pero tal vez este laboratorio no sea para tanto. Algunos responsables de la firma de Mountain View insisten en que este centro es una pequeña sección del enorme departamento de I+D de Google. A pesar de la fascinación que se despierta automáticamente entre los aficionados a la tecnología cuando unes la palabra “secreto” con la letra “X”, el laboratorio de Google es una diminuta pieza del gigante de Mountain View.

Pero tras más de dos años de funcionamiento, los ingenieros siguen trabajando en proyectos de gran ambición como el coche sin conductor. La innovación ya no solo surge en universidades o laboratorios gubernamentales. La investigación privada será fundamental en el progreso tecnológico durante las próximas décadas.

Vía | nytimes.com cacharros.es

Más información | cacharros.es QAH

Imagen | cacharros.es

RELACIONADOS