Cultura y Sociedad, Patrimonio 


Semana Santa: un mismo significado, infinitas formas

La Semana Santa es uno de los periodos más importantes en la cultura cristiana y  desde el punto de vista del calendario, es el periodo que va entre en el Domingo de Ramos hasta el Domingo de Resurrección, aunque en determinados lugares el inicio lo sitúan en el Viernes de Dolor que es el viernes anterior al Domingo de Ramos.

Semana Santa: un mismo significado, infinitas formas

Procesión de Viernes Santo en Corella (Navarra)

Si tenemos en cuenta fechas concretas, suele desarrollarse no antes del 22 de Marzo y nunca después del 25 de Abril; esto es así ya que se celebra el Domingo que sigue a la primera luna llena del Equinoccio de primavera. Cada uno de los ocho días de duración de la Semana Santa tienen un nombre y un significado, representando todos ellos la Pasión y Muerte de Jesús.  

La Semana Santa, en el imaginario colectivo, tiene un sentido cristiano de recogimiento donde se invita a la oración y a la reflexión de los misterios  de la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús. El significado de todos los actos de la Semana Santa, desde el Domingo de Ramos hasta el Domingo de Resurrección es recordar el sacrificio que Jesús hizo en la Cruz. Ese sentido único que quiere recordar el sacrificio que Jesús hizo por su pueblo se manifiesta de infinitas formas cuando llega la Semana Santa.

Si existe una época en el calendario festivo español plagada de actos esa es la Semana Santa.  En cualquier rincón del país se manifiesta la semana santa a través de: sencillas procesiones, increíbles escenificaciones, tamborradas, representaciones teatrales de la Pasión, desfiles de personajes bíblicos, sacrificadas penitencias… en resumen, infinitas formas de recordarnos que es un periodo del año de gran riqueza cultural que se ha ido formando gracias a numerosas costumbres y tradiciones cargadas de un gran simbolismo.

Una buena forma de plasmar las infinitas manifestaciones de la Semana Santa es tomar cada uno de los días que la componen y reflejarlo mediante cada una de sus expresiones o actos más singulares en diferentes puntos de España.

Semana Santa: un mismo significado, infinitas formas

Procesión de Viernes Santo en Corella (Navarra)

Domingo de Ramos: Procesión del Domingo de Ramos de Elche (Alicante). Representa la entrada triunfante de Jesús en Jerusalén.

Lunes Santo: Procesión “Dejad que los niños se acerquen a mí”, en Albacete. Curiosa procesión donde los niños entre 4 y 12 años portan pasos en miniatura similares a los de sus mayores.

Martes Santo: Auto del Prendimiento en Cieza (Murcia). Original representación teatral escenificada donde destaca el Prendimiento del Nazareno.

Miércoles Santo: Viacrucis Penitencial en Burgos. Un viacrucis con antorchas que recorre las 14 estaciones que recrean la muerte de Jesús.

Jueves Santo: Los Picaos de San Vicente de la Sonsierra (La Rioja). Los Disciplinantes en procesión se van flagelando la espalda con una madeja.

Viernes Santo: Procesión de Viernes Santo de Corella (Navarra). Procesión y escenificación se dan la mano en este auto sacramental donde se mezclan los Pasos y la representación de personajes bíblicos.

Sábado Santo: Pasión Viviente de Tarancón (Cuenca) . La localidad de Tarancón se convierte en Jerusalén para representar la Pasión de Cristo.

Domingo de Resurrección: Bajada del Ángel en Peñafiel (Valladolid). Se escenifica el anuncio a la Virgen, por parte de un Ángel, que Cristo ha resucitado.

Vía| Maria Ángeles Sanchez

Más información| Wikipedia

Imagen| Hanna Kisluk

En QAH| La imaginería en la Semana Santa 

RELACIONADOS