Cultura y Sociedad 


Segundo de Chomón, el “mudo” pionero del cine español

Todos conocemos los Premios Goya, ¿no? Son los que concede anualmente la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España para premiar a lo mejor de la cinematografía patria según la opinión de los académicos. La Academia no otorga solo estos galardones, sino otros menos conocidos como el de Comunicación Alfonso Sánchez, para aquellos medios de comunicación y/o periodistas que colaboren en la difusión del cine español, el Muñoz Suay para investigaciones historiográficas o el Segundo de Chomón para innovaciones técnicas. Pero, ¿quién fue Segundo de Chomón?

Segundo de Chomón es uno de los pioneros del cine español y a la vez una de sus figuras menos conocidas. Como muchos de sus coetáneos, se dedicó a experimentar con todas las posibilidades que le permitía el nuevo arte, lo que le hizo “jugar” con  trucajes, el color o técnicas que luego hemos visto hasta el hartazgo. ¿O es que creíais que el stop motion lo había inventado Tim Burton?

Segundo de Chomón Ruiz nació en Teruel el 17 de octubre de 1871. Poco se sabe de su vida personal: cursó estudios de Ingeniería y  estuvo en la retaguardia de la Guerra de Cuba. Probablemente conociera el cine en Francia, donde se casó con Julienne, una mujer que trabajaba pintando las películas de Georges Meliès. En el país galo encontró trabajo en los estudios Pathé, de los que fue delegado en Barcelona y en los que desarrolló parte de su trabajo más creativo.

Muchos de sus filmes se han perdido (como el primero que dirigió, Choque de trenes), pero el resto los podríamos dividir en varias temáticas, como los históricos, los documentales, los cómicos o los fantásticos.

Quizá los más atractivos sean  los fantásticos/fantasmagóricos, donde Chomón se servía de sus innumerables trucos y retroproyecciones para fascinar a los espectadores. Uno de los más conocidos es quizá El hotel eléctrico, en el que el stop motion se eleva a su máxima expresión. En él, una pareja visita un hotel donde todo está mecanizado y … Mejor lo veis.

Pero no es el único. También hay mágicas historias de ciencia ficción como La casa encantada o Viaje a Júpiter, donde Chomón fue capaz de desarrollar todo el talento que atesoraba. En el segundo, el turolense resuelve una ascensión hasta el planeta mediante planos cenitales y personajes que “escalan” arrastrándose por el suelo (lo podréis ver a partir del minuto 4:50).

Historias como Viaje a Júpiter cuentan con un armazón narrativo, es decir, hay una historia que unifica todas las maravillas que embelesaban a nuestros antepasados en el cine. Pero también había muchos otros cortometrajes que solo consistían en un conjunto de trucos como de magia para entretenimiento del espectador. Entre ellos se encuentra Las rosas mágicas.

Tras trabajar en Francia y España viajará a Italia. Allí trabajará en una de las magnas obras de las primeras décadas del cine europeo, Cabiria, donde se encargó de realizar algunas secuencias, como la de la erupción del Etna, y puso en práctica el uso del travelling dentro del estudio.
http://youtu.be/YLXQuGfGuOU?t=2m44s
Si queréis saber más sobre este visionario podéis ver muchos de sus filmes en YouTube o escuchar el documental sonoro que le dedicó Documentos RNE.

 

Imagen| Wikipedia, Cinema-Gazine

Más información| Documentos RNE

RELACIONADOS