Trending 


¿Se puede tener dificultad con los números y letras y hacer una vida normal?

No son niños raros, aunque muchos se dejen olvidada la chaqueta al volver a casa. Tampoco son vagos, pero pueden tardar mucho en hacer los deberes del colegio. Ven perfectamente, aunque se salten reglones, se coman palabras o inventen otras cuando leen en voz alta.

 

[iframe id="frame-dontknow" frameborder="0" scrolling="no" width="300" height="350" src="http://www.dontknow.net/widget/101061/desdramatizar-diagnostico-dislexia"]

 

Thomas Edison, Winston Churchill, Henry Ford o Muhammad Ali tenían algo en común y no hubieran logrado jamás tantas cosas, si ellos o sus familias no hubieran encontrado el modo de desdramatizar el diagnóstico de la dislexia. En el radio de acción de cada uno de nosotros esto supone estar muy cerca o trabajar codo con codo con profesionales de la publicidad, emprendedores, técnicos de sonido, catedráticos de filosofía… Amigos o compañeros que sufren dislexia e igual no nos habíamos ni enterado.

 

alphabet-140054_640alphabet-140054_640Se dice que hay aproximadamente un 10% de niños disléxicos, me parece un porcentaje muy elevado para el poco conocimiento general que existe sobre este asunto y los prejuicios sociales que soporta. Mientras los afectados y sus familiares hablan de no ser estigmatizados -de tratarles “como se haría con un miope o diabético”- todas las partes apuntan a un escollo enorme que los llena de inseguridad en una sociedad totalmente alfabetizada: el sistema educativo.

 

Para que los disléxicos puedan compensar sus dificultades con otras habilidades se solicita insistentemente una regeneración de la educación para que, por ejemplo, utilice diferentes soportes, materiales, estilos y formas de estudio que se adapten mejor a unos mecanismos de aprendizaje que son forzosamente distintos. Mientras no exista una mayor sensibilidad ante esta dificultad (más común de lo que se cree) para leer y procesar códigos orales y escritos, se continuará cerrando el paso y atacando la autoestima de los disléxicos.

 

Dicen que los síntomas más molestos de la dislexia se combaten mediante estrategias específicas y ejercicios cerebrales. Frente a los rasgos propios de una personalidad tan condicionados por la dificultad de comunicación entre diversas zonas de su cerebro, los que conviven a diario con disléxicos recomiendan mantener una actitud constructiva: mucha paciencia y buen humor.

 

¿Y tú? ¿Qué opinas?

 

Por Miguel Olalquiaga

RELACIONADOS