Jurídico 


¿Se puede suprimir la concesión de la cesta de Navidad?

Cuando se acerca la Navidad, es habitual que muchos trabajadores reciban la cesta de navidad. A pesar de ello, en los últimos años los efectos de la crisis económica han hecho que muchas empresas decidan suprimirlas. No obstante, ¿Se puede retirar la cesta de navidad?

Si el convenio colectivo lo regula y por tanto hay un pacto expreso, la concesión de la cesta supone una obligación para el empresario. Sin embargo, en el caso de que no se establezca nada al respecto se nos plantea un conflicto en el que tradicionalmente se ha considerado la cesta de Navidad como:

La condición más beneficiosa: La cesta responde a un derecho adquirido que se incorpora al contrato individual e implica un beneficio que la empresa concede al trabajador, superando los derechos ya reconocidos legal o convencionalmente. El origen de la condición más beneficiosa se encuentra en la voluntad unilateral del empresario, la cual debe manifestarse de forma inequívoca. En definitiva, a través de esta condición el trabajador genera el derecho a mantener la ventaja sin que sea suprimida unilateralmente.

El acto de liberalidad: La cesta es considerada como un acto de generosidad del empresario, es decir, un obsequio otorgado en atención a las fiestas navideñas. Como resultado, la cesta puede ser retirada en cualquier momento sin necesidad de acuerdo.

¿Se puede suprimir la concesión de la cesta de Navidad?

¿Se puede suprimir la concesión de la cesta de Navidad?

Ante la ambigüedad, el Tribunal Supremo (STS 31 de mayo de 1995) ha resuelto el problema señalando que la concesión de las cestas de Navidad responde a un acto de liberalidad y no a la condición más beneficiosa. ¿Por qué la cesta no puede ser considerada como un derecho adquirido?

Según la jurisprudencia, se trata de una práctica empresarial donde no hay una verdadera voluntad de crear la condición más beneficiosa sino de una actuación repetida de liberalidad que busca conmemorar una festividad. Esto es así ya que la mera persistencia o regularidad en el tiempo, nota caracterizadora del derecho adquirido, no crea la condición más beneficiosa sino que además debe que mostrar la intención de la empresa de conceder la ventaja, lo que no ocurre con la concesión de la cesta de Navidad. Como resultado, la empresa puede suprimir la cesta sin tener que rendir cuentas por ello pues es un regalo voluntario del que no deriva una voluntad inequívoca de elevar los derechos legales del trabajo.

Por este motivo, la cesta de Navidad no es jurídicamente exigible y la empresa puede proceder a su modificación o eliminación unilateral, lo que no ocurriría si fuera un derecho adquirido.

En definitiva, la cuestión fundamental radica en valorar la conducta del empresario, ponderando la causa de la concesión del beneficio y la voluntad de permanencia en la concesión.

 

Vía| Lecciones de Derecho del Trabajo. 6ª Edición. Mercader Uguina, Jesús. Editorial Tirant Lo Blanch, 2013

Imagen| Cesta de Navidad

RELACIONADOS