Jurídico 


¿Se puede internar a alguien en un centro psiquiátrico en contra de su voluntad?

 En nuestra Constitución Española nadie puede ser privado de libertad ni obligado a ningún tratamiento médico salvo por disposición legal y con todas las garantías que la ley contempla.

Así dispone el artículo 17.1 CE  “Toda persona tiene derecho a la libertad y a la seguridad. Nadie puede ser privado de su libertad, sino con la observancia de lo establecido en este artículo y en los casos y forma previsto en la ley. “

DEL VAS GONZÁLEZ dice que internar significa instalar o recluir a una persona en una clínica, hospital o centro, pero también ingresar a alguien en un lugar donde está privado de movimientos.

Así, en el internamiento forzoso se estaría limitando el mencionado derecho fundamental a la libertad del artículo 17 CE. De todos modos, se ha entendido que este derecho constitucional es compatible con los internamientos forzosos de los enfermos para que puedan así recibir su tratamiento.

Para adoptar esta medida resulta determinante:

A)    El sujeto padezca una enfermedad o deficiencia psíquica

B)    Que dicha enfermedad sea tal que ponga en peligro grave su salud

C)    Que no tenga capacidad de decidir sobre su internamiento

Ahora bien, para internar a un sujeto con tales características no es conditio sine quanon la previa declaración de incapacidad ya que “puede internarse y ser internado cualquier persona, haya sido o no incapacitado judicialmente” como indica LETE DEL RIO.

El internamiento forzoso hace necesario que una autoridad legitimada, imparcial y garante, como es el juez, supla esa voluntad protegiendo los derechos y libertades de la persona afectada por ese trastorno mental.

DOCU_NORTECASTILLAA este respecto establece el artículo 763.1 de la Ley 1/2000 de 7 de Enero De Enjuiciamiento Civil:

“1. El internamiento, por razón de trastorno psíquico, de una persona que no esté en condiciones de decidirlo por sí, aunque esté sometida a la patria potestad o a tutela, requerirá autorización judicial, que será recabada del tribunal del lugar donde resida la persona afectada por el internamiento.

La autorización será previa a dicho internamiento, salvo que razones de urgencia hicieren necesaria la inmediata adopción de la medida. En este caso, el responsable del centro en que se hubiere producido el internamiento deberá dar cuenta de éste al tribunal competente lo antes posible y, en todo caso, dentro del plazo de veinticuatro horas, a los efectos de que se proceda a la preceptiva ratificación de dicha medida, que deberá efectuarse en el plazo máximo de setenta y dos horas desde que el internamiento llegue a conocimiento del tribunal.

En los casos de internamientos urgentes, la competencia para la ratificación de la medida corresponderá al tribunal del lugar en que radique el centro donde se haya producido el internamiento. Dicho tribunal deberá actuar, en su caso, conforme a lo dispuesto en el apartado 3 del artículo 757 de la presente Ley.

3. Antes de conceder la autorización o de ratificar el internamiento que ya se ha efectuado, el tribunal oirá a la persona afectada por la decisión, al Ministerio Fiscal y a cualquier otra persona cuya comparecencia estime conveniente o le sea solicitada por el afectado por la medida. Además, y sin perjuicio de que pueda practicar cualquier otra prueba que estime relevante para el caso, el tribunal deberá examinar por sí mismo a la persona de cuyo internamiento se trate y oír el dictamen de un facultativo por él designado. En todas las actuaciones, la persona afectada por la medida de internamiento podrá disponer de representación y defensa en los términos señalados en el artículo 758 de la presente Ley.”

Por tanto:

–      -En necesario la previa  autorización  del juez para internar a un sujeto con enfermedad psíquica.

– No obstante sólo por razones de urgencia ese internamiento podrá tener lugar sin esa autorización aunque  el juez deberá ratificar la medida en el plazo máximo de 72 horas desde ese internamiento.

-Antes de autorizar es de obligado cumplimiento que el Juez del lugar donde resida la persona afectada  examine por sí mismo y de audiencia  al interesado, además de oír el dictamen de un facultativo designado por él. El médico es el único que posee conocimientos adecuados para valorar la necesidad de internamiento y en base a ese dictamen el juez no ordena sino que autoriza.

Esa petición de dictamen médico podrá efectuarse por la  familia, el representante legal si está incapacitado o por el Ministerio Fiscal

-Esos internamientos están controlados  judicialmente    mediante informes emitidos cada seis meses por los facultativos que asisten al enfermo

-No  puede prolongarse esta medida  si no persiste la perturbación mental que lo ocasiona. De manera que si el médico considera no necesario prolongar más el internamiento, dará habida cuenta al juez y  levantará la medida.

Vía| Aspectos constitucionales y procesales del internamiento por razón de trastorno psíquico: especial referencia a la STC 132/10 y a la naturaleza jurídica-procesal de la institución,  Aspectos constitucionales y procesales del internamiento por razón de trastorno psíquico: especial referencia a la STC 132/10 y a la naturaleza jurídica-procesal de la institución

Imagen| Centro psiquiátrico

RELACIONADOS