Economía y Empresa 


¿Se avecina una nueva crisis?

La palabra crisis lleva acompañando a la sociedad española cada día desde el 2008, pero según varios expertos la misma podría continuar en nuestros vocablos en un futuro próximo. Sin terminar de salir de la actual recesión, parece que los cimientos de una nueva están a flor de piel en las economías que rodean nuestro entorno. Pero en este caso, ¿serán los principales culpables  los “buenos” gestores que nos rodean?.

Esta crisis, al igual que la que a día de hoy se sigue padeciendo, puede deberse a una mala gestión por parte del Gobierno, aunque en este caso los expertos afirman que el principal culpable será el excesivo endeudamiento con el que tanto países desarrollados como emergentes cuentan. Así, en el documento requerido por el Centro Internacional de Estudios Monetarios y Bancarios, conocido como Informe de Ginebra, se muestra el pavor que genera el alto volumen de deuda pública con el que cuentan los países ricos, y la elevada deuda privada de los países emergentes.

Incremento de la deuda global y porcentaje de endeudamiento de España, China y EEUU.

Incremento de la deuda global y porcentaje de endeudamiento de España, China y EEUU.

Si a este factor se le suma el crecimiento económico ralentizado que sufren muchos países, la mezcla podría resultar explosiva, haciendo que se vuelva a tambalear la economía mundial. El punto de mira, se centra sobre todo en los países emergentes, en los que se encuentra el principal foco de preocupación, en especial es alarmante el caso de China, que en términos relativos ha conseguido posicionarse por encima de Estados Unidos. Al mismo tiempo, en el informe se destaca “la eficacia de las medidas tomadas por los gobiernos de EEUU y Reino Unido”.

Este informe no es el único que apunta al endeudamiento como el culpable de una posible crisis en el futuro, ya que un estudio realizado por el Instituto McKinsey afirma lo mismo. En este último análisis, se recoge la situación de 47 países, entre los cuales España ocupa el octavo puesto en cuanto a endeudamiento se refiere, ya que cuenta con una deuda total del 401% sobre el PIB.

Alguna de las posibles soluciones que se plantea para evitar esta situación es lo que se conoce como “una agresiva política de flexibilización cuantitativa“, que quiere decir que el Banco Central Europeo (BCE) debería acordar con otros bancos centrales la compra de activos financieros a gran escala y “una intervención forzosa con la compra directa de bonos soberanos“. Así, se conseguiría evitar una bajada abusiva de la inflación.

En definitiva, podemos observar que todavía sin salir de una crisis ya se está cociendo otra, pero para ver si esto es verdad no queda más remedio que esperar a que el tiempo pase y ver como los sabios que nos gobiernan reaccionan ante este nuevo porvenir.

Vía|El Economista

Más información| Te interesa.es

Imagen|El Economista ; Dossier geopolítico

En QAH| El problema del endeudamiento en la economía

RELACIONADOS