Patrimonio 


¿Quién fue el autor de la “Sátira del suicidio romántico”?

Sátira del suicidio romántico, 1839.

Sátira del suicidio romántico, 1839.

El pintor madrileño Leonardo Alenza (1807-1845) es uno de los principales exponentes del arte del Romanticismo español. Aunque su nombre no sea excesivamente conocido para el gran público, es el autor de una de las imágenes más prototípicas del siglo XIX que en numerosas ocasiones ha sido reinterpretada y parodiada. Así es, nos referimos a la Sátira del suicidio romántico que Alenza realizó en torno a 1839 como pareja de la Sátira de suicidio por amor. Ambas obras se encuentra en el Museo del Romanticismo en Madrid y, además de plantearnos una visión irónica del Romanticismo y sus excesos – entre ellos el suicidio, tan de moda desde la publicación de Las desventuras del joven Werther de Goethe- nos presentan una de las características fundamentales de la pintura de Alenza: la crítica social y religiosa de la España del momento.

La vida de Alenza fue breve – como la de cualquier romántico prototípico- y estuvo marcada por unos orígenes humildes, una existencia de miseria y un relativo olvido por parte de la crítica y los círculos oficiales, que sólo supieron reconocer su talento una vez fallecido. Se había formado con importantes pintores neoclásicos del momento e intentó medrar en el mundo académico, aunque sin demasiados resultados. A esta vertiente académica pertenecen varias obras suyas de temática histórica, como La muerte de Daoíz en el parque de artillería de Monteleón o David con la cabeza de Goliat.

También cultivaría con algún éxito el retrato, especialmente el retrato de busto. Ejemplos de este género son el retrato que realizó a Agustín Argüelles, tutor de Isabel II o el Retrato de niño a la moda del siglo XVII, en el que queda claro su gusto por Velázquez, de quien toma vestimenta, composición y paisaje.

/var/www/clients/client0/web2/web/wp content/uploads/2015/10/780leonardoalenza 3eltriunfodebaco1844mprado zps6010e9f9

Leonardo Alenza: “El triunfo de Baco”. 1844. Museo Nacional del Prado

Sin embargo, Alenza es especialmente recordado por obras de pequeño tamaño y factura suelta que describen escenas protagonizadas por las clases populares y los bajos fondos de Madrid. En ellas encontramos a borrachos, sacamuelas y otros tipos populares, así como escenas impregnadas de crítica social en las que la religión está muy presente. En todas estas obras recuerda por su técnica y temática al Goya maduro, de quien desde muy pronto Alenza fue considerado seguidor. Asimismo, se considera que para estas escenas de género pudo tomar como referencia la pintura del pintor holandés David Teniers, cuyas obras se conservan en el Museo del Prado y las cuales con mucha seguridad Alenza pudo conocer (el Museo fue abierto al público en 1819).

Otra de las facetas de Alenza es la de dibujante. Se conservan numerosas colecciones de dibujos y grabados suyos en los que una vez son protagonistas mendigos, ladronzuelos y jugadores. También colaboró como ilustrador de importantes publicaciones de su época como el Semanario Pintoresco Español, revista de larga vida fundada por Ramón Mesonero Romanos, o Los españoles pintados por sí mismos.

Leonardo Alenza fallecería un 30 de junio de 1845 de tuberculosis, como tantos otros románticos. Aunque su carrera se vio truncada por su temprano fallecimiento, la crítica comenzaría a valorar su trayectoria artística con el paso del tiempo.

/var/www/clients/client0/web2/web/wp content/uploads/2015/10/2

Leonardo Alenza: “Grupo de chicos cogiendo aleluyas”. c. 1830-1840. Biblioteca Nacional de España.

En Madrid podemos ver obra de Alenza en el Museo Nacional del Romanticismo, el Museo del Prado, la Academia de Bellas Artes de San Fernando y el Museo Lázaro Galdiano entre otras colecciones.

Más información| Biografía de Leonardo Alenza  (Enciclopedia online Museo del Prado)

Imagen| Suicidio; Baco; Aleluyas.

 

RELACIONADOS