Jurídico 


SAREB y los escenarios jurídicos ante los que se puede encontrar

La Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria, más conocida como SAREB, es la sociedad anónima de gestión de activos transferidos por las cuatro entidades financieras nacionalizadas (BFA – Bankia, Catalunya Banc, NCG Banco – Banco Gallego y Banco de Valencia), y por las entidades en proceso de reestructuración (Banco Mare Nostrum, CEISS, Caja3 y Liberbank), según lo previsto en la Ley 9/2012. Durante el plazo de 15 años que tiene para proceder a la desinversión de todos sus activos, el principal objetivo de la SAREB es maximizar su rentabilidad, para lo que dispone de beneficios legales que no se aplican a este tipo de sociedades, como la preferencia en el cobro de deuda subordinada frente a otros acreedores en las mismas condiciones. 

Sin embargo, la particularidad de esta sociedad no acaba en la puntual concesión de ventajas legales. SAREB no pertenecía a ninguna de las clases de entidades elegibles incluidas en el apartado 4.1 c) RD Ley 5/2005, sobre acuerdos de compensación contractual y garantías financieras, a saber: entidades de crédito, las empresas de servicios de inversión, las entidades aseguradoras, las instituciones de inversión colectiva en valores mobiliarios y sus sociedades gestoras, los fondos de titulización hipotecaria, los fondos de titulización de activos y las sociedades gestoras de fondos de titulización, los fondos de pensiones, y otras entidades financieras, según se definen en el apartado 5 del artículo 4 de la Directiva 2006/48 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 14 de junio de 2006, relativa al acceso a la actividad de las entidades de crédito y a su ejercicio.

En consecuencia, tanto en su faceta positiva de acreedor garantizado como negativa de deudor o prestador de la garantía, SAREB sólo podría sujetarse al régimen singular de la Ley 5/2005 si la otra parte de la transacción era uno de los sujetos elegibles del art. 4.1. Para remediar esta carencia, la DF 3ª del RD Ley 6/2013 introduce una modificación en el art. 36.4 de la Ley 9/2012, por la cual será de aplicación a SAREB el régimen del Capítulo II del Real Decreto Ley 5/2005.

Aunque se prevé que el escenario será el de SAREB como adquirente de créditos bancarios que estuvieran asegurados con garantía financiera, podrían darse otras situaciones, tal como explica el Catedrático de Derecho Civil Ángel Carrasco Perera, refiriéndose en todo momento a posibles escenarios en los que la garantía financiera adviene a SAREB como resultado de la cesión de créditos (o de pasivos) impuesta por el FROB a las entidades intervenidas:

  1. SAREB adquiere de las entidades intervenidas créditos (no sólo hipotecarios: art. 48 RD 1559/2012) que estuvieran adicionalmente asegurados con una garantía financiera sobre instrumentos financieros, sobre depósitos de dinero o sobre otros créditos bancarios. Por aplicación del art. 1528 CC, SAREB adquiriría la titularidad de la correspondiente garantía.
  2. SAREB adquiere del banco acreedor un activo que éste posee o del que es titular en concepto de garantía financiera de un crédito del que el banco cedente fuera titular (y siga siéndolo) frente al constituyente de la garantía. El art. 67.2 Ley 9/2012 impediría que crédito y garantía puedan disgregarse.
  3. SAREB adquiere deuda de la entidad bancaria cedente, y la deuda está sujeta a una garantía financiera que hubiera prestado el banco cedente. Si la garantía (pasiva) no se transmitiera, el banco cedente resultaría ser un garante de SAREB (por deuda ajena).
  4. SAREB adquiere activos que están pignorados o cedidos en garantía a tercero para asegurar pago de deuda del banco cedente, que retiene la condición de deudor de la obligación garantizada, o activos transferidos por tercero al banco cedente en un acuerdo de repo[1].

En cualquier caso, e independientemente de los complejos supuestos jurídicos que pudieran llegar a darse, SAREB, que cuenta con un volumen de activos cercano a los 55.000 millones, se ha convertido ya en el gran negocio de los bufetes internacionales que operan en España.


[1] Un repo o reporto (Repurchase Agreement o Sale and Repurchase Agreement, en inglés) es una operación con pacto de recompra, esto es, una entidad financiera vende un activo con un pacto de recompra por un precio determinado dentro de un tiempo determinado.

En QAH| ¿Qué es el SAREB?

Imagen| Expansión

RELACIONADOS