Patrimonio 


El Sarcófago Dogmático

Este sarcófago de mármol que se encuentra en los Museos Vaticanos, en concreto en el Museo Pío Cristiano, representa uno de los más bellos e importantes ejemplos de escultura con temática cristiana de la época constantiniana. Debe su nombre a las referencias evidentes a los dogmas del Concilio de Nicea (325), en particular el de la consubstancialidad de Cristo, es decir, el estar presente desde el inicio del tiempo en comunión con el Padre, como muestra y ejemplo de ello, tenemos la presencia de Cristo Logos entre Adán y Eva. También se le conoce como Sarcófago de los Esposos.

Gracias a los vestidos y al peinado masculino es posible datar el sarcófago entre el 325 y el 350 d.C., fechas inmediatamente posteriores al Concilio de Nicea.

Esta pieza corresponde al arte romano, aunque de estilo precristiano, ya que por la forma de las figuras rechonchas, no muy proporcionadas y todavía privadas de detalles decorativos caligráficos debe adcribirse a esta tendencia artística. Las cabezas de las figuras tienen una sólida volumetría, se notan ecos de aquel hacer “plebeyo” del arte oficial, hasta tal punto que se ha teorizado con que el sarcófago sea obra del mismo taller que realizó los relieves del Arco de Constantino, ello es debido al tipo de escultura, ya que es un gran altorrelieve de figuras casi exentas.

Fue encontrado durante los trabajos de reconstrucción de la Basílica de San Pablo Extramuros en el siglo XIX, y tiene unas medidas de 131 x 267 x 145 cm.

La lectura iconográfica del sarcófago nos dice que la parte frontal está dividida en dos registros, según la costumbre de la época, con historias del Antiguo y del Nuevo Testamento y un clípeo central con forma circular, dentro del cual se encuentra el retrato de los dos difuntos abrazados que llevan vestidos típicos del siglo IV (túnica, dalmática y toga para él, que tiene en la mano un rótulo, y túnica y palio para ella, que lleva trenzas). Las cabezas apenas están esbozadas y atestiguan así, cómo no dio tiempo o voluntad de personalizar el sarcófago.

En el registro superior se han representado cinco episodios: dos del Génesis, en uno de los cuales aparece la más antigua representación de la Trinidad y tres milagros de Cristo, que son de izquierda a derecha:

  1. La Trinidad, con Dios Padre en cátedra creando al hombre, a sus espaldas y al lado están presentes dos personas con barba iguales al Padre.
  2. Cristo Logos entre Adán y Eva con el árbol del pecado original
  3. Las bodas de Caná
  4. La multiplicación de los panes
  5. La resurrección de Lázaro

En el registro inferior se encuentran seis episodios, uno relacionado con el nacimiento de Cristo, dos bíblicos y tres referidos a San Pedro, que son de izquierda a derecha:

  1. La adoración de los Magos, con el característico vestido oriental y el gorro frigio, donde la Virgen y el Niño están sentados sobre una cátedra con Balaam a sus espaldas.
  2. La curación del ciego
  3. Daniel entre los leones
  4. Habacuc con la cesta de los panes y el ángel
  5. Pedro que niega a Cristo (por la presencia del gallo)
  6. Captura de Pedro por dos soldados que usan gorro panonio
  7. Moisés-Pedro que hace salir el agua en presencia de un centurión (el uniforme militar es típico del siglo IV).

Debido a la temática y al simbolismo de esta pieza, se puede decir que es casi única, con un alto valor artístico e histórico, ya que no podemos encontrar otra que reúna todos los simbolismos que en ella se encuentran.

 

Vía| POMELLA, A., Museos Vaticanos, Ed. Musei Vaticani, Cittá del Vaticano, 2007; BIANCHI BANDINELLI, R., y TORELLI, M.,  El arte en la Antigüedad Clásica: Etruria y Roma, Akal, Madrid, 2000.

Imagen| Sarcófago Dogmático,

En QAH| El uso de la imagen en las catacumbas, El gesto en el Arte (II).

RELACIONADOS