Cultura y Sociedad, Patrimonio 


Santa Rita, Rita… en el arte

santa rita

Iconografía prototípica de santa Rita: porta en la mano una cruz y en la frente se observa la astilla de su estigmatización.

Santa Rita, Rita… lo que se da no se quita.

Santa Rita es un personaje que ha trascendido el santoral católico para convertise en protagonista de una expresión habitual en nuestro idioma. Sin embargo, no resulta tan conocida su iconografía, de manera que en muchas ocasiones vemos en iglesias su imagen sin que seamos capaces de reconocerla a pesar de ser, junto a Judas Tadeo, patrona de las causas imposibles y por ello objeto de gran devoción.

Llamada Margherita Lotti, santa Rita nació en 1381 y falleció en 1457. A los 12 ó 14 años, según las fuentes, tuvo que casar con un hombre por orden de sus padres, con quien tuvo dos hijos. Fallecidos todos ellos (el marido asesinado y los hijos, aún jóvenes, de enfermedad), solicitó entrar en un convento de agustinas del lugar en el que vivía. Sin embargo, se le denegó ser aceptada debido a que había estado casada. Pero el milagro ocurrió: una noche, ayudada por san Agustín y otros santos, Margherita consiguió saltar los muros del convento, pasar las puertas con cerrojos y entrar. Al parecer, fue llevada por los aires, como muestras algunas obras artísticas. Fue entonces admitida en la comunidad y es por ello que la vemos siempre ataviada con el hábito negro de la orden agustina.

Poussin-Santa Rita

El pintor francés del siglo XVII Nicolas Poussin utilizó esta escena de la elevación milagrosa de santa Rita como excusa para desarrollar un estudio de paisaje.

Además de la milagrosa entrada en el convento, otros episodios de la vida de santa Rita que nos interesan para su iconografía son los siguentes. En primer lugar, su estigmatización, que poco tiene que ver con, por ejemplo, la estigmatización de san Francisco.

La de santa Rita consistió en una astilla que le fue colocada por Cristo en la frente. Esta herida aludiría a las causadas por la corona de espinas en la frente de Jesús. Aunque le extrajeron la astilla a Rita, la herida se abría todas las noches. Por eso es frecuente verla representada con una punta de madera en la frente que, según la pericia del artista, puede ser más o menos discreta (a veces es posible encontrar imágenes de la santa con lo que parece ser más bien un leño que una astilla).

S.Rita_da_Cascia

Estigmatización de santa Rita. Completan la escena unos ángeles portando rosas. Unas abejas blancas, vinculadas a otro milagro ocurrido durante la infancia de la santa, revolotean a su alrededor.

Otro elemento iconográfico habitual lo constituyen las rosas. Parece que en cierta ocasión, llevando Rita unos panes a los pobres, la descubrió su marido, quien le había prohibido hacerlo. Pero milagrosamente, antes de que su esposo la descubriera, los panes, escondidos entre los pliegues de su falda, se convirtieron en rosas. Un milagro similar le ocurrió a santa Isabel de Portugal (recordemos la representación de Zurbarán de esta santa, con las flores en la falda).

También en relación con las rosas se cuenta que un frío día de invierno santa Rita pidió que le trajeran una rosa del jardín. Contra todo pronóstico, hallaron una. De ahí que santa Rita fuera considerada patrona de las causas imposibles y con tal advocación haya pasado a nuestro imaginario popular.

Santa Rita fue beatificada en 1627 y canonizada en 1900.

Imagen|Escultura; Poussin; Estigmatización

En QAH| Iconografía de san Pedro Nonato; Iconografía de san Judas Tadeo; Iconografía de san Francisco de Asís; Iconografía de san Bruno

RELACIONADOS