Cultura y Sociedad, Patrimonio 


San Miguel de Escalada: 1100 años de un edificio emblemático

El arte del siglo X, conocido mayoritariamente como mozárabe, es para muchos una de las manifestaciones más geniales que han tenido lugar en suelo hispánico. Así pensaba Manuel Gómez-Moreno, referente de la historiografía del arte en nuestro país. Su obra sobre el mozárabe sigue siendo citada, si bien se mantiene abierto el debate sobre la terminología correcta para estas creaciones.

El lado meridional de la iglesia está ocupada por un pórtico de doce arcos, construido con posterioridad a la fundación.

El lado meridional de la iglesia está ocupado por un pórtico de doce arcos, construido con posterioridad a la fundación del monasterio de Escalada.

Durante décadas el mozárabe se entendió como el arte propio de aquellos que, huyendo del Califato de Córdoba, llegaron a los reinos hispanos del norte como el de León. En su lenguaje cultural se encontraban elementos visigóticos anteriores a la invasión y elementos musulmanes, propios del ambiente del que procedían.

A comienzos del siglo X, en concreto durante el año 913, tuvo lugar la construcción de la iglesia de San Miguel de Escalada, en la vega del río Esla, provincia de León. Este templo formó parte de un monasterio regido en sus inicios por una comunidad de monjes llegados, junto con su abad –de nombre Alfonso–, de la ocupada ciudad de Córdoba. Una lápida, hoy perdida, nos habla del 20 de noviembre de 913: tiempo atrás se creyó que esta fecha hacía mención a la consagración de templo, cuando en realidad se refiere al inicio de las obras. La consagración tendría lugar en 914, tan solo 12 meses después.

Mil cien años después de su construcción la belleza de las formas de este templo sigue enamorando a los visitantes. En especial cautivan la vista su pórtico externo con arcos de herradura y su interior sencillo y elegante, plagado de materiales reaprovechados, como los fustes de mármol de varias tonalidades o los capiteles de formas vegetales. Entre la penumbra de la iglesia destaca el iconostasio, una arcada triple cuya función era separar las naves, donde se posicionaban los fieles, de la zona de los oficiantes.

El interior del templo, con profusión de fustes y capiteles reutilizados, trae recuerdos de edificios cordobeses.

El interior del templo, con profusión de fustes y capiteles reutilizados, trae recuerdos de edificios cordobeses. Al fondo se aprecia el iconostasio de triple vano.

Un templo como San Miguel de Escalada se puede considerar arquetípico de los principios que llevaron a autores como Gómez-Moreno a hablar de arte mozárabe. Hoy en día se prefiere utilizar otros términos para hablar de las edificaciones del siglo X. La arquitectura de este momento se compone de rasgos heredados de las tradiciones visigodas y asturianas, con algunos toques musulmanes. Como defienden algunos historiadores del arte resulta excesivo limitar la creación artística a los mozárabes venidos del sur. Desde arte de repoblación, pasando por arte de fusión o incluso arte del siglo X sirven para referirse a estas creaciones únicas de nuestra historia.

Con motivo de su mil cien cumpleaños se han programado una serie de actividades, a pesar de los malos tiempos que corre la cultura de la mano de algunas administraciones públicas. Destaca una exposición temporal en el Museo Etnográfico leonés, emplazado en Mansilla de las Mulas, que comienza en este mes de julio. Otros eventos son algunos conciertos en la propia iglesia y más adelante, coincidiendo con su aniversario, la Universidad de León tiene programado un congreso internacional. Estas iniciativas prueban, como se ha hecho hincapié desde QueAprendemosHoy, la importancia que todavía se sigue dando a nuestro patrimonio, más aún cuando es tan especial que cumple mil cien años.

 

Vía| PUENTE, Ricardo. La iglesia mozárabe de San Miguel de Escalada, Albanega, 2009

Más información| InformacióndeLeón; EtnoLeón

Imagen| Leónnoticias; JDiezArnal

RELACIONADOS