Historia 


San Lorenzo, la parrilla y el Santo Grial

El martirio de san Lorenzo, Tiziano.

Tal día como hoy del año pasado, en este mismo espacio, escribía sobre la batalla de san Quintín y de la relación que esta tenía con san Lorenzo. Hoy, nuevamente un 10 de agosto, día en que se conmemora a aquel santo que fuera martirizado en una parrilla y que se celebra en muchos lugares de España, cobrando mayor relevancia en la ciudad de origen del santo, Huesca, vuelvo a hablar de él para hacerlo sobre su historia y la relación que existe entre él, la ciudad oscense y el Santo Grial. Veamos por qué.

En las hagiografías de los santos y mártires de la iglesia perseguida es difícil discernir qué forma parte de la realidad y qué de lo legendario. En el caso del santo que nos ocupa existen documentos bastante posteriores a su muerte que relatan su vida y martirio partiendo de la tradición oral. Según esto san Lorenzo habría nacido en la actual Huesca, por aquel entonces parte de la provincia romana de la Tarraconensis. A mediados del siglo III, cuando el papa Sixto II fue nombrado Papa, el futuro santo era ordenado como diácono siendo encargado de administrar y custodiar los bienes de la iglesia entre los que se encontrarían, entre otras reliquias, el Santo Grial: el cáliz con el que se habría celebrado la última cena. En aquel tiempo, por su parte, el emperador Valeriano extremó la persecución a los cristianos y en el edicto de agosto del año 257 quedaba prohibido “el culto cristiano obligando al clero a sacrificar a los dioses bajo pena de destierro”. Al año siguiente este edicto era modificado y ampliado en lo siguiente: “Los obispos, presbíteros y diáconos deben ser inmediatamente ejecutados; los senadores, nobles y caballeros, perdida su dignidad, deben ser privados de sus bienes, y si aún así continúan siendo cristianos, sufran la pena capital”. Con este edicto empezarían los problemas para un Lorenzo que, ostentando el título de diácono, tenía un futuro bastante oscuro por delante. El seis de agosto del año 258 era decapitado el Papa Sixto II y apenas unos días después, tal día como hoy, san Lorenzo era martirizado sobre una parrilla.

El Santo Grial de la catedral de Valencia

Y en medio de esta historia ¿dónde arranca la tradición que sitúa el Santo Grial en la catedral de Valencia? Parece ser que antes de su martirio, san Lorenzo entregó el cáliz a un condiscípulo suyo, de origen hispano y llamado Precelio,  con el fin de ponerlo a salvo para lo cual le encargaría trasladarlo hasta su ciudad natal en la que aún vivía parte de su familia, no así sus padres, Orencio y Paciencia, a la postre santos, que habrían fallecido pocos años antes. El cáliz permanecería desde entonces en territorio Oscense mas la amenaza del avance musulmán hizo que este fuera trasladado en numerosas ocasiones con el fin de preservar una reliquia de tal magnitud. El monasterio de san Pedro el viejo en la ciudad de Huesca, Yebra, el impresionante eremitorio de san Juan de la Peña, posteriormente monasterio y panteón real de los reyes de Aragón y entre cuyos archivos puede existir una referencia a la reliquia al ser nombrado “un precioso cáliz de piedra” y por último el palacio de la Aljafería de Zaragoza a donde llegaría en época de Martín I ‘El Humano’, serían algunos de los lugares que ocupara el grial antes de ser trasladado a territorio valenciano por Alfonso V ‘el magnánimo’, siendo conservado desde entonces en la catedral y sólo trasladado, nuevamente para ser puesto a salvo, a lo largo de la guerra de Independencia para protegerlo de la rapiña francesa y durante la guerra civil española.

El caliz de doña Urraca

Resultaría quizás extraño que una pieza tan importante dentro del cristianismo, con la que se instituye la eucaristía, pasase tan desapercibida como reliquia, más aún cuando otras reliquias son veneradas con fervor a pesar de lo ‘dificultoso’ de su autentificación (en varios lugares se guardaban plumas del arcángel Gabriel, así como en otras aún se conservan gotas de la leche materna de la virgen María). Aquellos que identifican al cáliz como el verdadero recipiente usado en la última Cena, más allá de su posible recorrido y llegada hasta Valencia se basan en estudios arqueológicos que sitúan el recipiente en torno al siglo I a.C. Hay que tener en cuenta que su aspecto actual incorpora una base dorada con asas y piedras preciosas añadida en época medieval, siendo el cáliz original, exclusivamente, la taza de ágata superior sin decoración alguna más que su propio veteado. El profundo estudio de Antonio Beltrán titulado ‘El Santo Cáliz de la catedral de Valencia’ donde asegura la autenticidad de la pieza no ha sido hasta la fecha refutado, a pesar de haber sido realizado hace más de 50 años, pero la verdad es que las evidencias pueden no ser tan evidentes (valga la redundancia) como parecen al ser leídas. Si a eso le sumamos toda la leyenda existente acerca del santo grial desde la baja edad media e incluso que existan más de una decena de copas repartidas por toda Europa identificadas como el Santo Grial (en León se cobija el caliz de doña Urraca al que también identifican como tal) hace que se trate de un tema controvertido y apasionante a partes iguales

Vía|Huesca cuna de san Lorenzo
Imagen|Martirio de san Lorenzo, Santo Grial de Valencia, El caliz de doña Urraca.
En QAH|La batalla de san Quintín,

RELACIONADOS