Cultura y Sociedad, QAH Viajeros 


Samso, la isla sostenible

La pequeña isla de Samso, situada en el Mar del Norte a unos 150 kilómetros de Copenhague, se ha convertido en el primer pueblo energéticamente  autosuficiente. 

Todo comenzó en el año 1997 cuando la Agencia de Energía Danesa organizó un concurso con el fin de encontrar una región costera que pudiera ser 100% sostenible. Esta pequeña isla de unos 4.000 habitantes apostó fuerte por este proyecto, de hecho, el proyecto fue financiado en su totalidad  por impuestos locales e inversiones individuales, se calcula que cada ciudadano aportó unos 13.300 euros.

Ya en 2009, Samso consiguió ser totalmente autosuficiente y hoy en día, sigue funcionando con energías limpias, sólo hay que dar un paseo por esta isla para divisar unos 11 aerogeneradores en tierra (de 1 MW), que abastecen de electricidad a toda la población, tanto es así que el exceso lo venden al resto del país, 10 turbinas en el mar (de 2,3 MW) éstas pretenden compensar las emisiones de CO2 que se siguen produciendo por las emisiones del transporte, tanto terrestre como marítimo, un parque con 2.500 colectores solares que junto con las calderas de biomasa, que se nutren de centeno, trigo y paja, surten  de calefacción a la población, para hacer más eficientes los hogares los edificios son de una sola planta con techos de teja.

Lo único que aún persiste y está fuera de este modelo verde son los coches de gasolina, aunque poco a poco esto también se va mejorando, existen  coches eléctricos en la isla, y algunos habitantes se dedican a fabricar biodiesel en sus propias granjas, como es el caso de Erik Koch, que a partir del aceite de colza fabrica combustible para su tractor. Pero aún utilizando carburantes en el transporte, la cota de emisión de CO2 en esta región es de cero.

Según sus vecinos, este proyecto ha sido posible porque se ha involucrado a todos ellos,  convirtiéndose tanto en consumidores como productores de la energía, no existe un único productor, algunos poseen acciones en las turbinas, otros forman parte de la cooperativa que gestiona las calderas de biomasa.

Este es un claro ejemplo de que la unión hace la fuerza y que el trabajo comunitario funciona.

Vía| Ecotrust

Más Información| Desenchufados El pais

Imagen| Google Imágenes

RELACIONADOS