Economía y Empresa 


Salida a bolsa: por qué hacerlo y condiciones para ello

La decisión de salir a bolsa o no es sinónimo de hacer público el capital social de la compañía o no.  Si se termina optando por el sí, pueden darse dos escenarios distintos.  Si se decide que se haga mediante una ampliación de capital con desembolso se traduce en una importante vía de obtención de recursos para la empresa. Por otro lado, si se opta por una oferta pública de venta (OPV) supone un medio para que los antiguos accionistas de la empresa puedan desinvertir e incrementar su liquidez personal.

Una salida a bolsa significa una herramienta más para la captación financiera de recursos externos, es decir, abre las puertas de una capitalización de la empresa, brindando a los directivos la posibilidad de llevar a cabo una política financiera más equilibrada.

Ahora bien, si se quiere mantener el control sobre la compañía hay que ser cautos. La emisión de acciones de nuestra compañía tiene que ser de un porcentaje minoritario para que no perdamos el control de la misma.

Estas son algunas de las ventajas financieras, pero ¿existen otros beneficios que mejoran el perfil y el desarrollo estratégico de la empresa?

  • Notoriedad de la compañía
  • Disponibilidad de una valoración permanente de la sociedad
  • Disciplina en la gestión
  • Independencia y autonomía financiera
  • Disminución del perfil de riesgo
  • Liquidez de las acciones

Para terminar, se exponen a continuación cuales son las tres grandes condiciones que impone la CNMV para que los títulos de una empresa puedan cotizar en un mercado de valores:

  • Capital mínimo: la sociedad deberá tener un capital mínimo de 1.2 millones de euros, excluidas las participaciones individuales iguales o superiores al 25%
  • Beneficios de la sociedad en los últimos ejercicios: los beneficios obtenidos en los dos últimos ejercicios, o en tres no consecutivos en un periodo de cinco años, hayan sido suficientes para poder repartir un dividendo de al menos el 6% del capital desembolsado, una vez hecha la provisión para impuestos sobre los beneficios y dotadas de reserva legales u obligatorias que correspondiesen.
  • El número de accionistas con partición individual inferior al 25% del capital será al menos de 100.

Para más información sobre procedimientos, requisitos posteriores y otros aspectos económicos, consultar la vía.

Vía|  Bolsa de Barcelona


RELACIONADOS