Patrimonio 


Sainte-Croix: la Cathédrale de Orléans

Restos de muralla romana en las cercanías de la catedral

No hace falta ser un amante del Arte o la Historia para darse cuenta de que pasear por Orléans es descubrir en cada esquina un poco de la historia medieval de Francia, aunque si nos perdemos en ella podemos remontarnos un poco más atrás. Orléans está situada a la vera del río Loira, hoy famoso por presentar un atractivo recorrido turístico por sus castillos aunque los vikingos ya hicieron de las suyas remontando este río. Sin embargo ya en el s. III a.C Orléans es un oppidum galo llamado Cenabum que sobrevivía gracias a sus actividades comerciales portuarias. En el 52 a.C es conquistado por César como si de un cómic de Asterix y Oblelix se tratara y es el Imperio Romano el encargado de controlar su puente, paso muy importante para sus tropas hacia el norte. Así, en el s. IV d.C pasa a denominarse Aurelianis y llega a repeler uno de los ataques de Atila. En el s. VI pasará a convertirse en uno de los cuatro reinos que constituyeron el reino franco y dada su cercanía con París, que se convertirá en capital en el s. XII, continuó haciendo formtuna gracias a sus vinos y a sus rutas fluviales. En 1344, el rey Felipe VI creó el ducado de Orleans, una concesión tomada en el dominio real para el hijo más joven del rey. Bajo Carlos VI se hizo una nueva concesión (2 de marzo de 1385) en la que se otorgó a Orléans una administración municipal oficial y una administración financiera independiente. Cabe destacar que en la Universidad de Orléans fue declarada como tal en 1306, cuando el Papa Clemente V y el Rey Felipe el Hermoso que estudiaron en ella le conceden ese grado.

Estatua de Juana de Arco

Pero si duda si hay un personaje que destaca en este bella ciudad es Juana de Arco cuya historia es bastante conocida. La historia de la ciudad recuerda su gloriosa hazaña de armas que marcó un punto de inflexión en la Guerra de los Cien Año, cuando los ingleses retuvieronla ciuedad desde octubre de 1428. Entrando en ella el 29 de abril de 1429, la llegada de Juana de Arco levantó la moral de las tropas francesas que expulsarán a los ingleses del sitio de Orléans el 8 de mayo de 1429. Esto entonces llevará a Carlos VII a ser coronado Rey de Francia en Reims y comenzar la reconquista del reino aunque ella acabó siendo acusada de herejía y llevada por los mismos ingleses a la hoguera donde su cuerpo fue reducido a cenizas y posteriormente esparcido por el Loira para evitar su veneración.

Sin embargo hay algo que destaca por encima de todo en Orléans cuando recorres sus calles llenas de edificios medievales y esa es la catedral gótica que se levanta imponente. Desde los siglos XIII-XVII-XVIII y XIX, la catedral de Orleans se inspira en las diferentes sucesiones reales y, en particular, en la elegancia del clasicismo que la convierte en una originalidad arquitectónica y artística. Inaugurado oficialmente el 8 de mayo de 1829, 400 años después de la liberación de Orleans por Juana de Arco, el imponente edificio gótico (136 m de largo, 51 m de frente y 114 m de alto en la aguja) está clasificado como monumento histórico.

En el siglo IV, período en el que el cristianismo se desarrolla en la Región del Loira, se construyó la catedral original. Nadie conoce el lugar exacto. La historia recuerda, en cambio que la primera catedral que existió en el lugar del edificio actual data del siglo VII, que desde aquella época lleva el nombre de Sainte-Croix y que fue devastada por un incendio en 989. La iglesia romana que la sustituyó impresionaba por la generosidad de sus proporciones: en aquel entonces, era una de las más grandes de Francia. En 1278, parte de ella se derrumbó y se decidió erigir un nuevo edificio. Su construcción, de estilo gótico, se prolongó durante unos dos siglos. El motivo principal: las guerras de religión. En 1568, los hugonotes hicieron estallar los pilares del crucero, provocando la ruina del trasepto.

Mediante el edicto del 9 de agosto de 1599, Enrique IV decretó, en un gesto de paz, que la reconstrucción sería financiada por el tesoro real. En compañía de Maria de Médicis, Enrique IV inauguró la obra el 18 de abril de 1601. Los primeros trabajos estuvieron dedicados a la terminación del coro, sirviendo de modelo las capillas medievales que no habían sido destruidas. En cambio, fue necesario imaginar de nuevo la bóveda, puesto que no quedaban restos de ella. Los arquitectos se inspiraron en la de Notre-Dame de Cléry, situada muy cerca de Orleans. Las fachadas del transepto fueron construidas entre 1627 y 1680. Luis XIV reinaba entonces en Francia. Para rendirle homenaje, se incorporó un sol a su imagen en los rosetones del transepto, acompañado de su divisa “Nec pluribus impar” (por encima de todos), elementos muy llamativo dentro de un edificio clasificado como “gótico”. A partir de 1702, el arquitecto Jacques V Gabriel confió al escultor Jules Degoullons la fabricación de las sillas y el revestimiento del coro.

Juan de Arco entrando en Orléans

Las diez vidrieras de la catedral representan la vida y muerte de Juana de Arco que ya hemos visto un poco más arriba: La infancia de Juana de Arco en Domremy, la partida de Jeanne de Vaucouleurs que encuentra con el señor de Baudricourt quien lo autoriza a irse para encontrarse con Carlos VII,  la entrada de la Doncella a Orleans el 29 de abril de 1429, la captura de Fort des Tourelles, la liberación de la ciudad de Orléans, Juana de Arco da gracias a Dios en Santa Cruz, La coronación de Carlos VII en Reims y Juana de Arco en la hoguera son la vidrieras que decoran el edificio. Aunque se hicieron en el momento en el que el Art Noveau estaba en su punto más álgido, no se encuentran referencias estéticas y se sigue la línea neo gótica predominante. Todos estos elementos hacen de la catedral de Orléans una visita muy interesante con muchos elementos por descubrir ya que por fuera podemos visitar sus numerosas y curiosas gárgolas entre las que se encuentra una representación de la muerte. Pero esa no os digo donde está para que seáis vosotros mismos quienes la descubráis y os animéis a hacer una visita a esta ciudad a tan solo una hora de Paris.

 

Vía| www.tourisme-orleans.com

Imagen| Catedral de Orléans, Restos de muralla romana, Estatua de Juana de Arco, Portadas de la Catedral, Coro de la Catedral, Juan de Arco entrando en Orléans.

En QAH|

RELACIONADOS