Curiosidades Científicas 


¿Sabes cuál es la célula más pequeña del cuerpo humano?

EspermatogénesisPues sí, es asombroso, pero en el cuerpo humano tenemos una de las células más diferenciadas y que además es la célula más pequeña del cuerpo humano. Se trata del espermatozoide, o gameto masculino, cuya función primordial consiste en transportar la información genética del padre y fecundar el óvulo o gameto femenino.

Espermatozoide maduroEl espermatozoide en sí, representa una de las adaptaciones celulares más increíbles que ha generado la naturaleza para que la especie como la nuestra se pueda reproducir. Hay que decir que la idea no ha resultado ser muy eficiente, ya que el hombre se pasa las 24 horas del día fabricando espermatozoides para que sólo uno llegue a fecundar el óvulo, si es que todo va bien. En un solo eyaculado pueden liberarse decenas de millones de espermatozoides, pero en condiciones desfavorables  pueden alterar su estructura comprometiendo su función. En estos casos el espermatozoide es capaz de reconocer sus deficiencias e incluso programar su propia muerte.

Numerosos trabajos publicados indican que la calidad espermática expresada como medida de la concentración, movilidad y morfología de dichas células está en declive. A lo largo de los años la calidad seminal ha ido disminuyendo, lo que a priori es motivo de cierta preocupación. La misma Organización Mundial de la Salud, ha ido disminuyendo los valores normales seminales a lo largo de los últimos años. Los motivos son muy claros: estilos de vida poco saludables, contacto con productos químicos, contaminación, calor, tabaco, alcohol, sedentarismo, pero también el deporte intenso. En definitiva, situaciones que pueden alterar la estructura y/o función de la célula espermática.

La alimentación es un factor importante a la hora de mantener unos parámetros seminales óptimos. Y es que está demostrado que aporte externos de antioxidantes, vitaminas y ciertos ácidos grasos ayudan a mejorar algunos parámetros seminales.

Pero no cabe duda que el contacto con productos químicos, plásticos, contaminación, etc., pueden actuar como disruptores endocrinos. Es decir, pueden actuar como propias hormonas en el organismo a bajas concentraciones desequilibrando el estado hormonal del individuo y provocando efectos adversos sobre la salud del individuo.

SedentarismoAdemás, sabemos que en los centros de reproducción asistida se rechazan a más del 70% de los candidatos a donantes de semen, precisamente por no cumplir con ciertos criterios de calidad seminal establecidos para ser donantes.  Y es que pasar más de tres horas al día mirando la tele o trabajando con el ordenador, puede disminuir a la mitad el número de espermatozoides. Curiosamente, hay personas que realizan ejercicio físico intenso y también tienen alterados sus parámetros seminales. Parece que un entrenamiento intenso tampoco resulta beneficioso, seguramente el cuerpo destina sus recursos a la actividad muscular y puede dejar de lado la síntesis de células espermáticas.

Una de la principales recomendaciones para mantener los parámetros seminales en unos niveles óptimos sería realizar una actividad física moderada, con lo que se consigue  establecer niveles hormonales del individuo óptimos y que la calidad seminal sea mucho mejor si se compara con la de los individuos sedentarios.

Vía| ABC

Más información| Springer 

Imagen| Espermatogénesis Espermatozoide maduro Sedentarismo

RELACIONADOS