Economía y Empresa, Panorama Internacional 


Rusia VS. Occidente: ¿La economía como arma de guerra?

El papel que un Gobierno toma cuando hay algún conflicto es una importante decisión puesto que las consecuencias pueden abarcar numerosos ámbitos, destacando el económico. En el caso actual, la posición de Rusia en el conflicto de Ucrania y ciertos acontecimientos como el derribo del avión de Malaysia Airlines –con casi 300 muertos-, ha ido más allá y tanto Rusia como Occidente han tomado medidas contundentes.

Obama señalando las duras medidas contra Rusia

Obama señalando las duras medidas contra Rusia

En un primer ataque, Obama explicó, “Estamos bloqueando la exportación de algunos bienes específicos y tecnologías al sector energético ruso, estamos expandiendo nuestras sanciones a más bancos rusos y empresas de defensa, y estamos suspendiendo formalmente el crédito que aliente las exportaciones a Rusia y la financiación de proyectos de desarrollo económico en Rusia”. Así son en términos generales las sanciones que complementan a las tomadas en Europa.
A lo que el Kremlim respondió con resolución gubernamental firmada el jueves por el primer ministro de Rusia en el que vetaría ciertos productos procedentes de la UE, EE UU, Australia, Canadá, Japón y Noruega, que abarcan la fruta, productos lácteos, la carne de porcino y las hortalizas.
Es tal la magnitud, que hay un grupo de trabajo especial en la Unión Europea que analizará las consecuencias que, según estimaciones recientes, podrían acarrear unas pérdidas de unos 5.252 millones de euros para Europa.
No obstante, desde Bruselas aseguran que es la Federación Rusa la que “tiene más que perder”. Algo que parece ser cierto ya que, como respuesta, Rusia anunció que vetaría las importaciones de coches si la UE y EEUU aplican más sanciones. Además de amenazar con la introducción de “medidas defensivas” en la industria automotriz, aeronáutica, de construcción de embarcaciones y otras.
Aún así, bajo esta coyuntura económica, ya ha habido países de Latino América que buscan aprovecharse de esta situación para beneficiarse, como no, económicamente. Argentina y Chile ya están desarrollando la agenda con el sector privado para potenciar las exportaciones y sustituir a los productos europeos y estadounidenses. Sin embargo, y esto es un punto muy interesante, Uruguay ha decidido mantenerse al margen ya que este tipo de fluctuaciones son periódicas y prefiere buscar un crecimiento real basado en el aumento de productividad.
¿Cuál será el siguiente paso? ¿Quién seguirá entrando en el juego? Lo que es seguro es que las consecuencias se podrán medir en dinero con cifras de seis a diez dígitos ya sean positivas o negativas.

Vía| El país

Más información| Expansión, El mundo, El país, Levante, Deutsche Welle

Imagen| La república

En QAH| Rusia y Estados Unidos: ¿ qué consecuencias económicas tiene la situación en Ucrania?

 

RELACIONADOS