Economía y Empresa 


RSC, una nueva cuenta pendiente en España

A día de hoy todavía son muchos los que confunden la maximización del beneficio con el verdadero objetivo financiero de la empresa, que consiste en la creación de valor. Las empresas pueden ser consideradas como entes que velan por su propia salud y la de la sociedad que le rodea, de modo que en su amplia variedad de objetivos podemos encontrar lo que se conoce como Responsabilidad Social Corporativa (RSC). Pero, ¿qué ha llevado a las empresas a incluir dicha herramienta en su día a día?

Con el paso del tiempo el mundo ha seguido su transcurso y con él las percepciones de los consumidores han cambiado. De este modo, los ciudadanos han abierto los ojos y se han vuelto más sensibles ante temas sociales que

Porcentaje de empresas que invierten en  Responsabilidad Social Corporativa.

Porcentaje de empresas que invierten en Responsabilidad Social Corporativa.

antes carecían de relevancia. Así, muchas empresas,  a fin de dar una respuesta sólida a estos aspectos sociales que inquietan a sus clientes, emplean la RSC. Esta política se puede definir como un elemento del que las organizaciones disponen para emprender acciones sociales, medioambientales o estatutarias. De esta forma las entidades lograrán evitar que sus usuarios no acudan a ellas por no respetar aquellos hechos que les concierna (contaminación, explotación infantil en países subdesarrollados, etc.).

En la actualidad, muchas veces resulta difícil distinguir con qué intención hacen uso las empresas de la RSC, es decir, cuesta diferenciar a aquellas organizaciones que simplemente la utilizan por ser políticamente correctas y mejorar así su imagen, de las que verdaderamente hacen un uso adecuado de la misma. No es de extrañar que esta forma de entender la RSC, como una herramienta de marketing o comunicación, cobre mayor sentido teniendo en cuenta que en España la normativa vigente por la que ésta se rige es tan laxa que sólo un 0,008% de empresas de las 3,1 millones que existen requieren ciertas exigencias.

Al mismo tiempo, ha de considerarse que en España sólo un 54% de las empresas invierten a día de hoy en RSC, mientras que en otros países europeos como Alemania o Dinamarca el 94% y 90% de las mismas emplean recursos para paliar los efectos que muchas causan en la sociedad e intentar evitar o disminuir aquellos que ya existen.

Con estos datos es fácil deducir que el gobierno debería establecer una normativa más estricta para poder regular este tipo de políticas sociales, de modo que produzcan resultados visibles para sus ciudadanos y dejen de ser vistas como simples herramientas para mejorar la imagen de las empresas. Sólo así se podrá conseguir que haya empresas que dejen huella en el planeta y no cicatrices.

Vía| El País

Más información| Inversión & Finanzas.com

Imagen| Premios empresa socialEl País

En QAH| ¿Convertir tu empresa en socialmente responsable?

RELACIONADOS