Cultura y Sociedad, Historia 


Roma: El génesis de un Imperio

Rapto de la sabinas

Alegoría del rapto de las sabinas

Existen varias versiones clásicas sobre la fundación de Roma, que pretendían enraizar el nacimiento de la ciudad con seres divinos o con determinados mitos legendarios. Ciertos o no, tradicionalmente se ha establecido el año de la fundación de la Ciudad Eterna en el 753 a.C. La Urbe se mantuvo como una monarquía hasta el 509 a.C., momento en el que nació La República. La península itálica se europeizó durante la Edad del Hierro. Durante los siglos oscuros, diferentes pueblos indoeuropeos (o no) se asentaron en el territorio italiano. A partir al siglo VIII a.C. tres pueblos importantes hicieron acto de presencia en Italia: los griegos, los cartagineses y por supuesto el pueblo etrusco, que fueron la base cultural del pueblo romano.

Roma será una aldea sin importancia, perteneciente al conglomerado de ciudades etruscas. Lo cierto es que a partir del siglo VIII a.C. el enclave primitivo comenzó a expandirse por las depresiones entre colinas, las diferentes aldeas se agruparon en una federación llamada ‘Septimontium‘. Una federación de aldeas amuralladas en lo alto de las colinas que se aliaron contra los etruscos. Hasta llegar a constituir la Liga Latina que comprendía a todas las ciudades del Lazio, con culto común a Júpiter y capital en Alba-Longa. Las colinas del Quirinal, el Aventino y el Capitolio no formaban parte de la Liga, ya que allí no habitaban latinos, sino sabinos. Éste será el origen de la urbs geminata (la ciudad dividida en dos).

Sabías que… la ceremonia de los Septimontium se conmemorará con la celebración de una procesión entre las colinas, el once de diciembre, durante toda la historia de Roma.

Rómulo y Remo

Rómulo y Remo amamantados por la loba

La Arqueología nos dice que no existió una única fundación de la ciudad, sino más bien un proceso de asimilación. Aunque las fuente literarias clásicas insisten en una fundación ex-nova. Las leyendas principales son: las fundaciones de Eneas y la de Rómulo y Remo. Ambas separadas por cuatrocientos años (+/- 1100-753 a.C.). Según estas teorías el troyano Eneas, llegado desde Oriente se habría casado con Lavinia, hija del rey del Lazio. Y el hijo fruto de este matrimonio lo haría con la heredera del Alba-Longa. Posteriormente se consagraría un templo a Eneas (s. VI a.C.) en Lavinio como padre de la nación.

En la otra versión, Roma, nacería como una ciudad etrusca en un momento previo a la monarquía oligárquica. Rómulo, como un verdadero oikistés, establecería las condiciones para la fundación de la ciudad y crearía las tres tribus de Roma (ramnes, tities y luceres) y sus treinta curias (diez por cada una de las tribus). Posteriormente sería Numa Pompilio, segundo rey de Roma, quien instauraría las instituciones religiosas propias de la ciudad: el Colegio de los Sacerdos o la figura del Pontifex Máximus. El tercer rey de Roma, Tulio Ostilio, sería un poderoso jefe militar que destruiría Alba-Longa. Del cuarto y último rey latino-sabino, Anco Marcio, las fuentes clásicas destacaban su habilidad como administrador y distribuidor. Esta trilogía fundacional (monarquía cósmica: Numa Pompilio; monarquía militar: Tulio Ostilio y la monarquía productora: Anco Marcio), de origen indoeuropeo, hace pensar que este listado de reyes era inventado.

Que la historiografía romana historizó sus mitos para hacerlos pseudo-históricos es un hecho. Esto unido a las fuentes arqueológicas que demostraron la existencia de reyes de los que todavía no se conoce muy bien sus funciones. Nos lleva a pensar, como hemos comentado anteriormente, en un período de la ciudad anterior a los etruscos. Pero fueron los etruscos los que dotaron de las características propias de una ciudad a Roma. En un período posterior a la creación de la Liga Latina y al gobierno gentilicio de Roma. 

 

En colaboración con QAH| iHistoriArte

Vía| Dave MelerLos albores de la civilización, ed. Osiris, 2013 Madrid.

Imágenes| Laguía2000 Rasecoy

RELACIONADOS