Especial Augusto, Patrimonio 


Roma augustea (II): el centro monumental de la ciudad

Aunque de época posterior, son visibles los restos, fosilizados en planta, del irregular urbanismo republicano (en rojo).

Aunque de época posterior, son visibles los restos, fosilizados en planta, del irregular urbanismo republicano (en rojo).

En lo que a urbanismo se refiere, las medidas tomadas por Octavio desde el 44 a.C, Augusto desde el 16 de enero del 27 a.C., no fueron tan drásticas como las de su predecesor Julio César; sin embargo, se caracterizaron por ser igual de novedosas y revolucionarias –cargadas de un gran componente ideológico-. Su máxima fue el respeto al estado anterior, garantizando la integridad urbana preexistente. Ejemplo de ello fue la reconstrucción –completa, pues solo mantuvo el trazado y las dimensiones originales- que realizó del templo de Júpiter Feretrio en el Campidoglio –consagrado por Rómulo y restaurado por Anco Marcio-, cuyo estado en época de Octavio era pésimo.

Como nuevo Rómulo y refundador de la ciudad, llevó a cabo una reforma administrativa dividiendo la misma en 14 regiones y 265 vici –dando el poder a las magistraturas tradicionales sobre los mismos-; creó la figura del praefectus urbi –que comandaba los vigiles-, cuyo cometido era el de establecer el orden en las nuevas regiones; ligada a esta reorganización administrativa de la ciudad estableció el culto al Genio de Augusto, visible en la trama urbana a través de los lares compitales. Como nuevo príncipe de Roma, Augusto llevó a cabo una política de monumentalización de la ciudad diferente según la zona: mientras que en la Roma Vetus procedió, más que a la construcción de nuevos edificios, a una reforma estructural y filológica de los ya existentes, en el Campo de Marte llevó a cabo un complejo programa urbanístico dotado de fuertes componentes simbólicos –que no hacían sino destacar su papel pacificador-.

En la denominada Roma Vetus mantuvo la cautela ante las expropiaciones para no perjudicar al pueblo y ganarse su favor. Como ejemplo de su papel pacificador dentro de la ciudad poseemos la creacion del Porticus Liviae: fue construido en el solar donde se encontraba la vivienda de Publio Vedio Polion, amigo de Augusto, quién le dejó como herencia sus propiedades;  odiado por el pueblo, el princeps demolió su casa y procedió a la construcción del pórtico, reformando el espacio a favor del pueblo. También destacó su reforma filológica, cancelando el nombre de los anteriores oferentes republicanos –quienes habían construido templos y pórticos- y poniendo su nombre, el de sus familiares o el de sus amigos más cercanos: destaca el caso –aunque situado en los comienzos del Campo de Marte- del Porticus Metelli, que pasó a llamarse Porticus Octaviae; además, demolió el templo de Jupiter Stator (primer templo períptero de mármol realizado en Roma, considerado único en su género por Vitrubio) y construyó uno nuevo en el mismo lugar. Cambiando el nombre de los edificios Augusto consiguió una reforma en toda la ciudad, eliminando la memoria de los anteriores evergetas y reforzando su figura como nuevo fundador.

A la izquierda el "Porticus Metelli": planta del pórtico y los dos templos antes de la reforma de Augusto, donde es visible el templo de "Jupiter Stator" (en rojo), de influencia griega; a la derecha, restos de la "Forma Urbis Severiana" donde aparece el mismo pórtico con el nuevo nombre, "Porticus Octaviae" y la nueva planta del templo de "Jupiter Stator" (en rojo), esta vez "sine postico".

A la izquierda el “Porticus Metelli”: planta del pórtico y los dos templos antes de la reforma de Augusto, donde es visible el templo de “Jupiter Stator” (en rojo), de influencia griega; a la derecha, restos de la “Forma Urbis Severiana” donde aparece el mismo pórtico con el nuevo nombre, “Porticus Octaviae” y la nueva planta del templo de “Jupiter Stator” (en rojo), esta vez “sine postico”.

 

Planta del Foro republicano de Roma en época de Augusto, donde aparece también el de César ampliado.

Planta del Foro republicano de Roma en época de Augusto, donde aparece también el de César ampliado.

Sin embargo, su intención no fue la de borrar su memoria para siempre, sino que la trasladó de lugar en el marco de la simbología que encerraban sus reformas. En el centro monumental de Roma destacaron sus intervenciones en el Foro republicano, al que dotó de un aspecto más regular entre el 42 a.C. y el 19 a.C. aprox., construyendo el templo al Divo Julio y cerrando el ingreso a la plaza con dos arcos (el de Augusto conmemorando la batalla de Azio y el dedicado tras las adquisiciones de los partos). Además, para dotar de regularidad a las inmediaciones del Foro, amplió el Foro de César por su pórtico suroriental hasta alinearlo con la Curia Hostilia, reafirmando el carácter de paso hacia entre el Foro republicano y el de César; tras ello construyó su foro homónimo junto al de César, creando una línea axial que lo unía al Foro republicano.

Planta del Foro de Augusto.

Planta del Foro de Augusto.

El Foro de Augusto se inspiró en el de su predecesor Julio César y fue erigido en un área que él mismo evitó expropiar. De planta rectangular, poseía una plaza abierta –con una cuadriga que representaba a Augusto triunfal en el centro-, cerrada por dos pórticos sus lados más al norte y al sur, y por un templo abierto a la plaza, situado en el extremo más occidental de la misma; el extremo oriental del foro lo componía el muro de cierre que lo comunicaba con el de Julio César. Al recinto se accedía, bien a través del Foro d Julio César, bien a través de dos accesos con escaleras a ambos lados del templo –delante de los cuales se construyeron años después un arco a Germánico y otro a Druso Menor-, que comunicaban la plaza con una calle que flanqueaba el complejo, cerrado en esa parte por un muro de opus quadratum en tufo y peperino.

 

Diseño reconstructivo del Foro de Augusto visto desde su entrada, con el templo al fondo.

Diseño reconstructivo del Foro de Augusto visto desde la entrada por el Foro de César, con el templo al fondo.

Dedicado a Mars Ultor, el templo, sine postico, se alzaba sobre un podio con una escalinata de acceso y estaba rodeado por columnas corintias en su lado externo, mientras que la cella presentaba dos órdenes de columnas superpuestas –adosadas a la pared- y un ábside. Los pórticos laterales de la plaza también eran de orden corintio y soportaban un arquitrabe que alternaba cariátides (copiadas del Erecteion de Atenas) y clípeos decorados con la cabeza de Júpiter Amón. Tras los mismos se abrían dos grandes exedras –probablemente hubo dos más de menor tamaño, posteriormente amortizadas-, en cuyos muros perimetrales se alternaban columnas adosadas y nichos donde se estableció un ciclo estatuario que representaba la ascendencia de Augusto hasta los orígenes míticos de Roma: en la exedra noroeste se encontraba Eneas huyendo de Troya con Ascanio y Anquises (de quien descendía la Gens Iulia) y los reyes de Alba Longa, mientras que en la exedra opuesta, la suroriental, estaba representado Rómulo y los summi viri de época republicana –hombre ilustres y evergetas que habían marcado el devenir de la ciudad hasta la llegada de Augusto, los mismos de los que había borrado su memoria a través de la reforma filológica de los principales edificios heredados de época republicana para darles espacio en su foro y, dentro del juego simbólico que se hallaba detrás de su programa urbanístico, ser representados –gracias a él- ante el princeps, nuevo Rómulo y refundador de la ciudad-. El complejo se cerraba con un aula cuadrangular al final del pórtico norte, llamada “del Coloso”, decorada en época de Augusto con pinturas de Apeles donde aparecía representado Alejandro Magno, con todas las connotaciones ideológicas y simbólicas que ello implica, estancia en la que en época de Claudio se levantó un coloso que representaba el Genio de Augusto.

Inicialmente identificados  con otros personajes, el presente grupo representa a Eneas saliendo de Troya con Anquises y Ascanio. Hallados en Mérida, las excavaciones arqueológicas han demostrado que el Foro de Augusto fue exportado a otras ciudades, entre las que se encontraba Emerita Augusta, lo que ha permitido reconstruir algunos aspectos del propio Foro de Augusto en Roma.

Inicialmente identificados con otros personajes, el presente grupo representa a Eneas saliendo de Troya con Anquises y Ascanio. Hallados en Mérida, las excavaciones arqueológicas han demostrado que el Foro de Augusto fue exportado a otras ciudades, entre las que se encontraba Emerita Augusta, lo que ha permitido reconstruir algunos aspectos del propio Foro de Augusto en Roma.

Además de las intervenciones realizadas en el centro de la ciudad, el complejo del Foro de Augusto, donde la tradición itálica (romano-republicana), el clasicismo griego y el helenismo aparecían fusionados, sirvió de base para el posterior desarrollo de la arquitectura romana y su modelo fue exportado a otras ciudades del Imperio, destacando Augusta Emerita en Hispania. El complejo aparato ideológico que residía detrás de esta urbanización revertía en el propio princeps y, como veremos en la monumentalización del Campo de Marte, la zona más urbanizada ex novo, preveía el carácter divino que posteriormente se le atribuyó.

Vía| COARELLI, Filippo. Roma, Serie Guide Archeologiche. Roma, Mondadori Electa, 2000; LA ROCCA, Eugenio. La Roma augustea (conferencia). Incontri di approfondimento sui temi della mostra Augusto. Roma, Scuderie del Quirinale. 24 ottobre 2013; UNGARO, Lucrezia, Il Foro di Augusto. Roma, Palombi Editori, 1997; VV.AA. (Elio Lo Cascio ed.). Roma Imperiale. Una metropoli antica. Roma, Carocci, 2010.

Imagen| Google, Museo dei Fori Imperiali, Archeo.

 

RELACIONADOS