Patrimonio 


Rococó, el arte irreverente

Desde su inicio el arte rococó ha sido menospreciado e incluso ridiculizado, no en vano su nombre se ha utilizado en clave peyorativa asociándolo a frívolo, recargado, hortera o superficial. Como arte mundano, ciertamente el rococó tiene mucho de estos adjetivos, pero para ser ecuánimes habría que añadirle otros como alegre, humano, naturista e irreverente.

rococo-arte-irreverente-pintura

‘Parejas en el parque’, José Camarón Boronat, hacia 1785. Museo del Prado

El arte rococó no rinde pleitesía a la iglesia ni a la monarquía y se centra en las personas, la vida y la naturaleza. No es de extrañar que desde su inicio, allá por 1720 hasta su declive en la década de 1760 tuviera poderosos detractores. Esto explica su corta vida y su escasa influencia en España, donde la monarquía absoluta y la santa inquisición campaban a sus anchas en aquella época.

Contexto del arte rococó

En la Francia de principios del siglo XVIII la aristocracia y la burguesía se habían convertido en un poderoso estrato social en el que los negocios fluían a través de la socialización. Esta socialización desembocó en un modo de vida frívolo y desenfadado en el que acudir a las innumerables fiestas y reuniones se había convertido en una obligación para cualquiera que quisiera prosperar.

Estas fiestas eran terreno abonado para que los artistas pudieran hacer clientes y vender su arte. El perfil de comprador de arte era por tanto el de una persona adinerada y “fiestera”, y consecuentemente compraba aquello con lo que se sentía identificado.
El arte es siempre un reflejo de su tiempo y el rococó refleja una ruptura con lo sobrio y espiritual para centrarse en los placeres mundanos.

Características del rococó

Al ser un arte mundano, el rococó tuvo más presencia en el interiorismo que en exteriores puesto que se trataba de hacer la vida más cómoda y agradable. En este sentido destacan el mobiliario, la cerámica y la arquitectura de interiores.

Arquitectura rococó

El rococó supuso un gran avance en la habitabilidad de los edificios, creando espacios más adecuados para cada uso y mejorando la funcionalidad de puertas, ventanas, escaleras, pasillos y estancias. Todos estos espacios se complementan con una gran riqueza ornamental como se puede apreciar en el Palacio Real de Madrid.

rococo-arte-irreverente-interiores

Salón del Trono, Palacio Real de Madrid.

Salvo contadas excepciones, la arquitectura rococó se circunscribe al ámbito civil puesto que su carácter mundano y superficial la hace no apta para ser utilizada en la arquitectura religiosa, aunque si es utilizada para residencia de autoridades religiosas, como el Palacio Episcopal de Murcia.

En cuanto a la arquitectura de exteriores, no representa grandes diferencias con el barroco más allá de la mayor amplitud de las ventanas, la ornamentación de cornisas y marcos y la introducción de colores vivos. Un claro ejemplo es la sobresaliente fachada del Palacio de Dos Aguas en Valencia, que alberga el Museo Nacional de Cerámica.

rococo-arte-irreverente-exteriores

Palacio Dos Aguas de Valencia. Fotografía: QuiQueAlien

Mobiliario y cerámica

Son las dos disciplinas más destacadas del rococó, el mobiliario supone una evolución hacia formas más redondeadas y cómodas al tiempo que se potencia su carácter decorativo. Aunque pasó rápidamente de moda, supuso una notable influencia para estilos posteriores.
En cuanto a la cerámica, se introducen nuevos estilos exóticos como el chino que se fusionan con el estilo europeo.

Pintura

La pintura rococó se centra mas en el aspecto decorativo que en la expresividad, utilizando nuevas técnicas pictóricas como el pastel y la acuarela. Trazos finos y colores delicados y luminosos dan lugar a pinturas muy vistosas en contraposición al misticismo de la pintura tardobarroca.

Mientras que en Francia autores como François Boucher o Jean-Honoré Fragonard representan una sociedad en busca de la alegria de vivir, en España la pintura rococó se ve más influenciada por decoradores italianos como Jacopo Amigoni o Corrado Giaquinto . Esta influencia da lugar a que en España la pintura rococó alcance su máxima expresión en los frescos de bóvedas y cúpulas de palacios e iglesias mostrando un lado mas humano y sensible de la religión.

¿Te parece el rococó una expresión de libertad o solo una manifestación de superficialidad?

 

Vía| Enciendeelfoco, ArquitectronicaArte España

Imagen| Parejas en el parqueSalón del Trono

RELACIONADOS