Cultura y Sociedad, Educación 


Riesgos de automedicar a las mascotas

Lo hacemos a menudo. A los primeros signos de cualquier tipo de problema de salud tiramos de nuestro botiquín buscando eso que nos recetaron la última vez, o algo parecido, o lo que le recetaron a la suegra. Y si nos automedicamos nosotros, ¿porqué no a nuestras mascotas? Al fin y al cabo, si un ibuprofeno a mi me sienta genial, al perro o gato también, ¿no?

Pues no. El organismo de las mascotas a la hora de metabolizar los fármacos no funciona como el nuestro, y presenta diferencias entre las distintas especies y muchas veces existen incluso particularidades dentro de ciertas razas. Mientras que todos los propietarios de mascotas son cuidadosos con ciertas sustancias como el veneno para ratas o el anticongelante, no somos tan cuidadosos a la hora de ofrecer a nuestros pequeños amigos medicamentos de nuestro botiquín comercializados para su uso en humana.Cada año mueren muchas mascotas por las buenas intenciones de sus propietarios al administrarlas medicinas de humana que son perjudiciales o bien en dosis tóxicas para los animales domésticos.

Aquí te presentamos un listado de 5 fármacos de uso habitual en personas que son peligrosos en las mascotas:

  1. Aspirina: Puede ser letal en gatos incluso en pequeñas cantidades. Peligrosa en perros por el riesgo de úlcera estomacal. En humanos, el ácido acetilsalicílico se desactiva en unas 3 a 4 horas, mientras que en perros tarda entre 9 y 13 horas y en gatos de 22 a 45 horas. Si la dosis administrada en muy alta, o se repite en el tiempo el principio activo se acumula en el torrente sanguíneo, provocando la intoxicación, que puede ser mortal.
  2. Ibuprofeno: Es, hoy por hoy, el anti-inflamatorio, antipirético y  analgésico más usado en el mundo. Nunca se debe administrar a gatos y es peligroso en perros porque su dosis es muy inferior a la humana. Igualmente, los hurones son extremadamente sensibles, llegando a causar a dosis muy bajas depresión nerviosa y coma.
  3. Paracetamol: Tóxico en gatos y peligroso en perros por ser la dosis segura muy inferior a la humana. En las mascotas, una sobredosis de paracetamol tiene efectos tóxicos sobre el hígado y sobre los glóbulos rojos. Los efectos dañinos sobre el hígado son fulminantes.
  4. Valium y otras diacepinas: Estas sustancias también se usan en medicina veterinaria. Algunos propietarios se las administran a sus mascotas en los casos de extrema agitación como puede ser un viaje o unos fuegos artificiales. Aunque son ansiolíticas, en casos de sobredosis cursan con cuadros de hiperexcitación. En gatos se han usado benzodiacepinas como el Valium en casos de inapetencia provocada por falta del sentido del olfato. Los gatos prácticamente carecen de papilas gustativas, y saborean la comida a través del olfato. Cuando estos animales tienen problemas en las vias respiratorias superiores como acúmulo de mucosidad, dejan de comer porque no pueden oler la comida. En casos en los que se hace necesaria la urgente ingestión de nutrientes, se usa el Valium, que provoca una repentina necesidad de comer.
  5. Antibióticos: La mayoría de ellos no suponen ningún riesgo aún en dosis elevadas, pero estamos corriendo el riesgo, por un lado que no sea el más adecuado a la patología y cuando queramos llevarlo al veterinario hayamos perdido varios días, y por otro lado, el uso de antibióticos de manera indiscriminada, sin ser realmente necesarios o los más adecuados, está llevando a la creación de resistencias por parte de los agentes patógenos. Como en el caso de las personas, no deberíamos suministrar antibióticos a nuestra mascota en las infecciones víricas o cuando no son necesarios, pues estamos contribuyendo a la creación de las llamadas “super-bacterias”.

Como vemos, muchas veces el problema de darle a las mascotas nuestras medicinas son las dosis. Aunque el medicamento en sí pueda ser usado en animales de compañía, el prospecto no contempla la información necesaria sobre la dosis adecuada o bien la presentación no nos permite ajustar la dosis al reducido tamaño de nuestra mascota. Debemos recordar que el organismo de perros y gatos no metaboliza los fármacos de la misma manera ni a la misma velocidad.

En la clínica veterinaria diaria, tras las intoxicaciones por chocolate y veneno para ratas, las intoxicaciones más frecuentes son debidas a dueños bienintencionados intentando ayudar a su mascota. No juegues con la salud de tu mascota y consulta con un profesional cuando creas que algo no va bien.

Más info | YellowBlog

RELACIONADOS