Jurídico, Uncategorized 


Requisitos para obtener una autorización de residencia en España

La burbuja inmobiliaria que dio paso directo a la crisis económica financiera en España y a medio mundo hizo que uno de los dos sectores económicos del que se alimenta nuestro país tocara fondo: el sector inmobiliario, o mejor conocido como el sector ladrillo.

#JurídicoQAH

#JurídicoQAH

Los precios de las viviendas y de los inmuebles empezaron a descender hasta que no ha sido hasta hace relativamente poco ha tocado mínimos y es ahora cuando ha empezado a subir.
Ante esta situación, el gobierno español no quiso desaprovechar el utilizar el otro sector económico, el turismo, para impulsar e incrementar la inversión en España, especialmente en el sector inmobiliario. España, en este sentido, cuenta con un gran sistema de infraestructuras integrado en una posición privilegiada respecto a Europa, lo que despierta el interés de muchos vecinos europeos poco afectados por la crisis y que cuentan con mayores facilidades para acceder al mercado.
Así pues, mediante la Ley 14/2013 de 27 de septiembre, de apoyo a los emprendedores flexibiliza el acceso a la inversión extranjera y además va acompañada, respetando sus requisitos, de una autorización de residencia en España.

¿Qué tipo de autorización le ofrece?
– Visado de residencia para residir durante al menos un año.
– Autorización de residencia de dos años que podrá renovarse:

• Si la inversión realizada se mantiene y
• Si se ha realizado al menos una visita a España durante el periodo de residencia.

– Para solicitar la autorización de residencia inicial se debe ser titular de un visado de inversor. ¿Para quién?

a) Aquellos inversores que realicen una inversión significativa en España de entre los siguientes:
• Activos inmobiliarios (adquisición viviendas o locales) de una I: 500.000 €
• Acciones o depósitos bancarios (1 millón de €)
• Deuda pública (2 millones de €)
b) Proyectos empresariales en España considerados de interés general. Se entiende como proyecto de interés general:

– Aquel que suponga la creación de puestos de trabajo.
– Realización de una inversión con impacto socioeconómico en la zona geográfica donde se va a desarrollar.
– Aquel que suponga una aportación relevante a la innovación científica y/o tecnológica.

¿Dónde solicitar la autorización?
– Esta autorización se tramitará en el Consulado de España en el país de procedencia o de residencia.
– La autorización de residencia se tramitará en la Unidad de Grandes Empresas-Colectivos Estratégicos.
¿Qué documentos se requieren?
• Documento de identidad o pasaporte.
• Seguro público o privado de enfermedad concertado con una entidad que opere en España.
• Certificado de antecedentes penales.
• Acreditación de medios económicos suficientes para sí y para los miembros de su familia durante su período de residencia en España.

Además, hace falta acreditar documentalmente la inversión, mediante:

Inmuebles: certificado del Registro de la propiedad y escritura de la compra de los inmuebles.
Acciones no cotizadas o participaciones sociales: declaración de Inversión presentada en el Registro de Inversiones de MINECO.
Acciones cotizadas: certificado de un intermediario financiero registrado en la Comisión Nacional del Mercado de Valores o en el Banco de España en el que se constate la inversión.
Deuda pública: certificado de la Entidad Financiera o del Banco de España en el que se constate que el solicitante es el titular único de la inversión para un periodo igual o superior a 5 años.
Depósitos bancarios: certificado de la entidad financiera en el que se constate que el solicitante es el titular único del depósito bancario.
Proyecto empresarial: con carácter previo a la solicitud del visado o autorización, debe solicitarse un informe favorable sobre la actividad emprendedora y empresarial que se va a desarrollar en España.

La autorización de residencia permite residir y trabajar en territorio español, y es válida en todo el territorio nacional. Además, la obtención de la misma no exige una efectiva residencia en España sino que se exige visitar el país una vez durante el periodo de residencia. Otro de los beneficios legales es que se puede tramitar conjuntamente la autorización del cónyuge e hijos.

Las estadísticas son claras: en 2013 se realizaron más de 300.000 adquisiciones y compraventas, de las cuales el 11.15% fueron adquiridas por ciudadanos extranjeros.

 

Vía| Ministerio de Fomento

Imagen| JurídicoQAH

RELACIONADOS