Curiosidades Científicas 


Reproducción póstuma: tras la muerte, ¿permitirías a tu pareja tener un hijo tuyo?

108309665-resizeQuizás la idea parezca un poco rebuscada, pero no deja de ser una realidad y es una situación que de vez en cuando se plantea en las clínicas de Reproducción Asistida.

Es posible que una pareja esté en tratamiento de fertilidad, incluso con gametos o embriones congelados, y de repente se produzca el fallecimiento de uno de los dos cónyuges. Es una situación que parece irreal, sin embargo, vale la pena plantearlo para determinar cuál sería nuestra opinión, y si estaríamos de acuerdo o no.

De hecho, es algo estudiado científicamente. Recientemente, en una conocida revista científica ha sido publicado un estudio realizado en EEUU donde se valoraba la opinión de pacientes que realizaban fecundación in vitro y el uso hipotético de sus gametos o embriones en reproducción asistida póstuma. De los 498 pacientes incluidos en el estudio, el 73,5% de los hombres y el 61,8% de las mujeres estuvieron de acuerdo en que sus embriones pudieran ser utilizados por su pareja en caso de muerte repentina.

Un aspecto muy importante es saber qué está permitido hacer desde el punto de vista legal: en EEUU está permitido el vientre de alquiler mientras que en España, en caso de que falleciera la mujer, no se podría hacer nada. No obstante, diría que en nuestro país la mayoría de pacientes (al menos las que pasan por nuestro centro) están de acuerdo con la reproducción póstuma.

ARTEn España sólo podemos realizar tratamientos de reproducción póstuma hasta un año después del fallecimiento del paciente y siempre que haya dejado firmado la autorización correspondiente. Bueno, hasta hace unos años eran sólo 6 meses, así que ahora ha mejorado algo la situación. Pero si pensamos en lo que supone el duelo por la pérdida de tu pareja, desde luego 12 meses es un periodo de tiempo demasiado corto. El otro impedimento es que a veces no hay un documento firmado que lo autorice, con lo que puede resultar muy complicado realizar el tratamiento.

Por ese motivo, es importante que en todos los centros de reproducción se tenga en cuenta un apartado en los consentimientos informados donde se recoja este tipo de información, ya que nunca se sabe lo que puede ocurrir. Es necesario informar adecuadamente a los pacientes en este sentido.

¿Qué pasa si resulta que la pareja no ha pasado por un centro de reproducción asistida y fallece el marido? En este caso, lo principal es que hubiera algún documento en el que el paciente autorizara usar sus gametos si fuera necesario después de su muerte. En estos casos se recomienda realizar la extracción de los espermatozoides directamente del testículo o epidídimo a poder ser antes de las 24 horas de la muerte.  Evidentemente, hay que tener tantas cosas en cuenta que en esa situación es muy complicado plantear un tratamiento de reproducción póstuma, a no ser que por motivos de una enfermedad se pueda dejar todo bien planificado.

fam1_namesHay ya casos documentados como el de Diane Blood, una inglesa cuyo marido murió por meningitis, y después de pasar por tribunales y levantar cierto revuelo ético, consiguió dar a luz a dos niños tras la realización de técnicas de reproducción asistida. Una historia llena de impedimentos y fuertes emociones digna de un guión de película con final feliz, aunque parece que la sociedad y el poder legislativo aún no están preparados para afrontar casos así.

 

 

Vía| Fertiliy and Sterility

Imagen| Bebésímbolo masculino, familia Blood

RELACIONADOS