Neurociencia 


Rendimiento cognitivo y ritmo circadiano

Numerosas ocasiones son las que nos hemos quedado estudiando por la noche, incluso conocemos gente que dice que se concentra mejor cuando estudia de madrugada… pues bien, he aquí una breve explicación de por qué no debemos dejar el estudio para última hora.

Nuestro rendimiento cognitivo depende del conocido ritmo circadiano, es decir, la actividad biológica de nuestro organismo que se lleva a cabo a lo largo de las 24h del día, como por ejemplo la regulación de temperatura corporal, la cual aumenta de día y disminuye de noche, la presión arterial, la secreción de hormonas (todos estos procesos son conocidos como homeostasis) y, por supuesto, nuestro rendimiento mental.

El ritmo circadianNúcleo supraquiasmáticoo depende de algunos sincronizadores como la temperatura ambiental, el ejercicio, la cantidad de luz… y de esto se encarga el núcleo supraquiasmático, situado en el hipotálamo, que es la estructura que más importancia tiene en este proceso, ya que regula nuestro reloj interno, en concreto el ciclo vigilia-sueño, y de ahí que nuestro cerebro tenga “un horario” para realizar actividades, como levantarse y acostarse a determinadas horas.

Otra estructura imprescindible es la glándula pineal, situada en el diencéfalo, la cual va recibiendo la luz durante el día que es necesaria para la fabricación de melatonina, una hormona que es segregada por la noche y regula el sueño, por lo que el
rendimiento empieza a disminuir. El punto más alto de concentración es a las 10 de la mañana, que es cuando nuestro organismo ya ha descansado y se ha activado, y a las 15h, justo después de comer, disminuye nuestro rendimiento (mientras se da la digestión, proceso homeostático), aunque un par de horas más tarde vuelve a aumentar hasta que llega la noche, más o menos a las 9 de la noche, que empieza a decaer de nuevo.  Un dato curioso, es que la melatonina y la serotonina (la hormona de la felicidad) tienen el mismo precursor, de ahí que el estado de ánimo también esté relacionado con el buen descanso.

Por tanto, se podría decir que el rendimiento es el resultado de la interacción entre el ritmo circadiano y la homeostasis, que producen variaciones en la ejecución y el rendimiento cognitivo. Así que el comportamiento humano presenta variaciones circadianas y la ejecución también varía en las distintas horas del día.

Con esta información, deberíamos plantearnos en qué momento nos será más productivo realizar tareas con más exigencia cognitiva como estudiar o realizar trabajos de concentración, aunque mucha gente siga considerando que no es importante, pero numerosos estudios demuestran la importancia de dormir “a la hora que toca” sobre el rendimiento cognitivo y el estado de ánimo.

Vía| Ritmos circadianos de sueño y rendimiento académico en estudiantes de medicinaRitmos circadianos en la eficiencia para responder en una prueba de ejecución continua (PDF)

Más información| Carlson, N.(2005). Fisiología de la conducta (8ª ED.). Madrid (España). Pearson Educación, Cardinali, P. (1991). Manual de neurofisiología.  Madrid (España): Ediciones Díaz de Santos, Schaarschmidt, T. (2015). Los ritmos circadianos. Mente y cerebro, 71, 58-9

Imagen| Psicología y NeurocienciaReloj biológico

Vídeo| Dailymotion, Ritmos biológicos: núcleo supraquiamático y melatonina (Raúl Espert),

RELACIONADOS