Salud y Deporte 


¿Cuál es la relación entre obesidad e hipertensión?

En nuestra sociedad existe una gran preocupación por la obesidad, cuya prevalencia ha aumentado en los últimos años. Ésta es por sí misma un factor de riesgo cardiovascular, que además predispone frecuentemente a otros factores de riesgo como la hipertensión arterial (HTA). La hipertensión arterial constituye un problema de salud pública a escala mundial.

La Obesidad

La obesidad se ha convertido en los últimos años en uno de los problemas sanitarios más importantes de los países del mundo occidental, lo cual está teniendo ya extraordinarias implicaciones sociales y económicas. La obesidad es la enfermedad metabólica más prevalente en los países desarrollados. Por eso se le denomina la epidemia del siglo XXI. La obesidad favorece el desarrollo de enfermedades tales como la diabetes, hipertensión arterial, síndrome de apnea obstructiva del sueño, etc.

La obesidad es un estado del organismo caracterizado por un depósito excesivo de tejido adiposo (grasa acumulada) y al aumento significativo de los adipocitos o del número de adipocitos (hiperplasia).

La obesidad aparece con mayor facilidad en las siguientes situaciones:

  • En la pubertad, sobre todo en las mujeres.
  • Durante el embarazo.
  • En la menopausia.

La Hipertensión

La hipertensión arterial es el principal factor de riesgo de enfermedades cardiovasculares tales como cardiopatía isquémica, accidente cerebrovascular e insuficiencia renal, por lo que el objetivo del tratamiento no es sólo el descenso de las cifras de presión arterial (PA), sino la disminución de la mortalidad por motivos cardiovasculares.

Relación obesidad e hipertensión

Toma de la tensión arterial.

La hipertensión arterial es en estos momentos a nivel mundial, el factor de riesgo de mortalidad cardiovascular más común existente.

Su incidencia se encuentra en franco aumento fundamentalmente en las poblaciones de edades avanzadas y obesos, y su control es inadecuado en todos los países.

Relación Obesidad-HTA

La relación entre obesidad y cifras elevadas de presión arterial se ha demostrado sobradamente en diversos estudios epidemiológicos. Diferentes estudios indican que hasta un 65% de los casos de hipertensión arterial serían directamente atribuibles al exceso ponderal. 

Aunque la relación entre presión arterial y adiposidad varía según grupos étnicos, la relación entre ambos parámetros es lineal y está presente incluso en el intervalo de peso normal.

La valoración mediante el perímetro abdominal es la más precisa y debe seguir insistiéndose en su medida de forma sistemática. Los datos presentados nos alertan de que en los pacientes hipertensos, la asociación de obesidad comporta un riesgo elevado de diabetes mellitus, y por ende un mayor riesgo cardiovascular que el que presentan los hipertensos no obesos.

En los últimos años, se observa un progresivo abandono de nuestra alimentación tradicional y un aumento en el consumo de comida rápida. Esto, unido al sedentarismo, está llevando al aumento de la obesidad.

Conclusión

Todos somos necesarios para crear hábitos de vida saludables en la población. Lo son los padres, que tienen que enseñar a nuestros hijos a comer bien; también son importantes los políticos que tienen que hacer leyes donde se favorezcan los hábitos de vida saludables, comedores escolares, etc; lo son los profesionales de la actividad física y la salud y por último también los profesores en los colegios, son importantes.

 

En colaboración con QAH| Mundo Entrenamiento

Via | Clavijo, Z. (2009): Aspects to relationship between obesity and hypertension. The International Journal of Medicine and Science in Physical Education and Sport. 5(1):49-58.

Mas información| umanizales

Imagen | Toma de la tensión arterial., Gamma

En QAH |Obesidad y actividad física: algunos datos que quizás desconocías¿Sabías que la grasa puede ser un nutriente antiobesidad?Salud, el bien más preciado

 

RELACIONADOS