Jurídico 


¿Reinserción para terroristas?

Sea cual sea el periódico que abras, en nuestro país no deja de hablarse de otra cosa, con excepción de la crisis, de la reinserción de terroristas planteada por el Gobierno de España. Pero muchos se asustan con el simple hecho de oír la palabra reinserción. Vamos a analizar y explicar en que consiste este nuevo planteamiento del Gobierno.

Desde la llegada del nuevo Gobierno se ha seguido lo que se conoce como “Vía Nanclares”; el nombre proviene de una conocida cárcel alavesa donde se “reagrupan” a una veintena de presos arrepentidos. Este “Vía Nanclares” consiste en que los presos arrepentidos, piden públicamente perdón por sus crímenes y se comprometen a pagar la responsabilidad civil a sus víctimas, es decir, si un preso se arrepiente, y acepta someterse a la ley penal y abonar lo necesario, se procederá a un acercamiento a Euskadi, en una prisión que le permita estar cerca se su familia y amigos.

Pero el gobierno, cree que la “Vía Nanclares” se queda corta, por ello ha iniciado un proceso por el cual aquellos terroristas (sean de la banda que sean), se desvinculen de la banda, pidan perdón públicamente y acepten absolutamente todas las responsabilidades civiles, podrán acceder a algo mas que un acercamiento en una prisión del norte de España.

Estos terroristas deberán abandonar la pertenencia a banda armada, una vez se consume este hecho, los terroristas iniciarán una serie de “aulas” en las que se les mostrará la realidad social para que reflexionen sobre su pasado, este puede sonar muy utópico, pero según directivos de prisiones, aseguran que con este abandono de la banda armada, los grupos terroristas no podrán tener contacto con los que eran sus miembros encarcelados, debilitando aún más la estructura terrorista.

Una vez supere estas aulas de valores democráticos, iniciaran unos cursos de reinserción laboral, por los cuales saldrán mas capacitados a obtener una profesión tras su estancia en prisión. Junto a estas aulas se mantiene el acercamiento a cárceles cercanas a sus domicilios como en la “Vía Nanclares”, pero además con lo aquí indicado se cumplen los requisitos legales para acceder al tercer grado, con el que los presos podrían pasar las tardes fuera de prisión o incluso obtener permiso de fin de semana, y si su conducta y actividades son positivas, podrán acceder a la libertad condicional, si han cumplido 3/4 partes de la condena.

Desde prisiones insisten que el terrorista debe mostrar actitud de querer dejar la lucha armada para poder incorporarse en este programa, de modo que terroristas que no estén completamente arrepentidos serían expulsados del programa.

Este nuevo planteamiento del Gobierno ha causado reacciones negativas y positivas, las primeras por la mayor parte de las víctimas, que consideran que el gobierno los traiciona. Esta acusación proviene de que en la “Vía Nanclares”, los presos debían pedir perdón a las víctimas, elemento que se ha eliminado con este nuevo planteamiento. Mientras que parece que este planteamiento sí agrada al resto de grupos políticos y Gobierno Vasco.

Como bien sabemos, cuando hay terroristas por medio, lo menos que se consigue es consenso; para saber si este planteamiento es correcto o no, habrá que esperar.

Imagen| Nanclares

RELACIONADOS