Jurídico 


¿Regulación + Competencia?: Una fusión arriesgada

la cncEl pasado 6 de junio entraba en vigor la Ley 3/2013, de 4 de junio, de Creación de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), a partir de la cual el Gobierno se ha dado un plazo de cuatro meses para crear un nuevo organismo, resultante de unir a la actual Comisión Nacional de la Competencia (CNC) y a los reguladores sectoriales del mercado de la energía (CNE), de las telecomunicaciones (CMT), del servicio postal (CNSP), audiovisual, ferroviario, aeroportuario y del juego. Con la creación de la CNMC se pretende lograr un marco más favorable para que la legislación regulatoria y la de competencia convivan y se fomente un mayor grado de seguridad jurídica para los operadores económicos y usuarios, a la vez que se espera generar un ahorro en costes.

Por un lado, mezclar a todos los reguladores en un único organismo multisectorial puede parecer una idea descabellada por la diferencias que puedan existir entre los diferentes mercados, pero lo cierto es que resulta muy positivo en tanto en cuanto se racionalizan recursos y se fortalece la independencia entre el regulador y los competidores. Es un modelo que está resultando exitoso en países como Alemania (Bundesnetzagentur), y que en España vamos a mejorar dando un paso más, ya que no solo vamos a fusionar a los reguladores sectoriales, si no que vamos a incluir en la fusión al organismo que se encarga de promocionar y de defender la competencia en los mercados.

Por otro lado, esta unión supone la convivencia de dos derechos distintos en un mismo organismo. Los principios y objetivos que tiene el derecho de la competencia no son los mismos que los que busca el derecho del regulador. La primera gran diferencia la encontramos en el momento de aplicación de los mismo; esto es, la normativa regulatoria se aplica ex ante, y el derecho de la competencia se aplica ex post, cuando la libre competencia en los mercados se ha restringido. Otra diferencia importante reside en el objeto de protección del derecho de la competencia que supone la libre competencia en los mercados y la búsqueda del beneficio del consumidor a través de precios bajos, pero no se centra en facilitar la entrada y asentamiento de nuevos competidores, ni en regular precios, ni en establecer los mismos métodos que considera la normativa regulatoria. Es más, una conducta pudiera contravenir las leyes de derecho de la competencia aunque estuviese amparada por la normativa regulatoria.

Volviendo a la ley, esta no supone un cambio del contenido de la legislación de ningún derecho, simplemente propone un nuevo esquema institucional. Así mismo, dicho texto legal indica que la totalidad de las funciones que tiene establecidas la actual CNC serán asumidas por la nueva CNMC, que se dividirá en dos salas de cinco consejeros por sala: una para resolver expedientes de regulación y otra para resolver expedientes propios de competencia. Además, se formará un Consejo con la totalidad de consejeros, en el cual uno ejercerá de presidente, y será quien tenga el voto de calidad, cuando la capacidad resolutoria del pleno no sea suficiente para adoptar decisiones.

La independencia será la clave para la fortaleza del nuevo organismo. Hasta ahora se había criticado que ciertos reguladores trataban por desigual a determinados competidores en sus mercados. La independencia de los consejeros se tratará de lograr gracias a que la duración del mandato de los consejeros estará desligada de los períodos de legislatura. Otro factor determinante para que esta independencia sea real, es el régimen de incompatibilidades para desempeñar otros cargos u actividades y que el mandato no pueda ser en ningún caso renovable. Si los consejeros van a ser expertos de reconocido prestigio que están perfectamente cualificados, estamos dando un gran salto de calidad. Pero, no nos llevemos a engaños porque todo dependerá del buen desempeño y la voluntad de dichos consejeros en su cargo.

En conclusión, el modelo institucional podrá tener mayores o menores desperfectos, pero si los consejeros van a ser igual de independientes, que lo es la elección del presidente del CNMC (nombrado por el Ministro de Economía) no tendremos una institución fuerte, aunque las intenciones de partida sean buenas. Y lo que en consecuencia podría pasar, es que arruinaríamos el prestigio a nivel mundial que tiene actualmente nuestra CNC y que con tanto esfuerzo y trabajo se ha conseguido lograr.

Vía | La Ley 3/2013, de 4 de junio, de Creación de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia,

Mas Info | La creación de la CNMC 

Imagen | La sede de la CNC

En QAH | El gran problema de los mercados: la falta de competencia

En Youtube | El Gobierno crea un único órgano supervisor

RELACIONADOS