Derecho de la Unión Europea, Jurídico 


Reglamentos, directivas y otros actos legislativos de la UE

Los objetivos de la Unión Europea se materializan a través de diversos actos legislativos. Sin embargo, no todos ellos son vinculantes o se aplican a todos los Estados miembros. Así, desde el punto de vista de los efectos y de los destinatarios, el sistema jurídico de la UE se compone de los siguientes instrumentos:

1. Reglamentos. El reglamento es el acto legislativo que permite a las instituciones de la Unión una mayor intervención en los ordenamientos jurídicos nacionales. Destaca por su carácter comunitario, es decir, por ser aplicable y válido de manera uniforme e integra en todos los Estados miembros de la Unión. Esta característica nos viene a decir que un Estado no puede aplicar las disposiciones de un reglamento de forma parcial. Además, el reglamento es aplicable de forma directa y obligatoria en todos sus elementos, sin que sea necesaria una normativa especial de aplicación de carácter nacional. En definitiva, todos los ciudadanos, instituciones, tribunales y autoridades de la Unión Europea están directamente obligados por los reglamentos.

2. Directivas. La directiva solo es obligatoria o vinculante en relación con el objetivo que propone, dejando a elección del Estado miembro la forma y los medios para alcanzarlo. Este tipo de actos legislativos no confieren derechos ni obligaciones de forma directa a los ciudadanos de la Unión sino que se dirigen a los Estados miembros, todos o algunos, quienes son los que deben transponer la directiva al Derecho nacional y así reconocer los derechos y obligaciones que emanan de la misma.

¿Conoces las diferencias entre los actos legislativos de la UE?

¿Conoces las diferencias entre los actos legislativos de la UE?

3. Decisiones. Por medio de la decisión, se puede exigir a un Estado miembro o a determinada persona física o jurídica que realice o se abstenga de realizar una acción, otorgarle derechos o imponerle obligaciones. La decisión tiene validez individual, a diferencia del reglamento, pues los destinatarios son designados individualmente y solo están obligados de forma particular. A su vez y a diferencia de lo que sucede con la directiva, la decisión vincula en su totalidad (es obligatoria en todos sus elementos).

4. Recomendaciones. Se trata de un acto que permite a las instituciones de la Unión expresarse y dar su punto de vista frente a los Estados miembros, instituciones de la UE o personas concretas de forma no vinculante, es decir, sin imponer obligaciones legales. Una recomendación sugiere a los destinatarios un comportamiento o línea de actuación pero sin obligar a adoptarlo y por lo tanto sin conllevar consecuencias legales.

5. Dictamen. Un dictamen es emitido cuando las instituciones de la Unión buscan evaluar una situación actual o hacer alguna declaración ante todos o algunos Estados miembros, otras instituciones de la UE o ante destinatarios no especificados. Al igual que ocurre con las recomendaciones, los dictámenes no son vinculantes si bien sirven para preparar actos jurídicos que serán vinculantes posteriormente o son requisito de un proceso ante el Tribunal de Justicia.

 

Vía| Dr. Klaus-Dieter Borchardt. “El ABC del Derecho de la Unión Europea”. Oficina de Publicaciones de la Unión Europea, 2011 (Luxemburgo).

Imagen| Legislación europea

RELACIONADOS