Economía y Empresa, Finanzas 


Reduce tu factura de la luz con estas prácticas soluciones

A todos nos ha afectado la extrema subida del precio de la electricidad. Y todos nos hemos visto en alguna ocasión en situaciones de emergencia económica debido al elevado importe de las facturas de la luz, motivo por el que, quizás, hemos tenido incluso que acudir a los minicréditos para poder pagarlas.

Justamente para evitar que nuestros bolsillos sufran las consecuencias, hay una serie de medidas que pueden llevarse a cabo. Aquí se enumeran.

1- Cómo reducir la factura de la luz

Podemos hablar principalmente de tres tipos de soluciones mediante las que se puede ahorrar hasta un 40% del importe de las facturas energéticas. Estos son:

  • Medidas de ahorro doméstico.
  • Cambiar la tarifa de la luz.
  • Disminuir la potencia contratada.

Ahorro en la luz

Consejos para ahorrar

 

2- Medidas de ahorro doméstico

Dentro de las medidas de ahorro doméstico se encuentran las siguientes soluciones prácticas:

  • Desconectar los electrodomésticos y aparatos electrónicos que no se usen. El simple hecho de dejar el cargador del móvil enchufado cuando no se está cargando la batería hace que se consuma.
  • En invierno, se debe controlar el consumo de calefacción, así como mantener a 22º la temperatura y no subirla más ni bruscamente.
  • En verano, todo lo contrario, hay que controlar el consumo de aire acondicionado. Procurar apagarlo con una media hora de antelación antes de salir de casa, por ejemplo, es bueno porque ahorras un poco más y además ayudas al cuerpo a prepararse para el cambio de temperatura.
  • Aprovechar al máximo la luz solar natural.

3- Reducir la potencia contratada

La potencia es algo que se contrata al dar de alta la luz, pero que se puede cambiar una vez que ya esta se ha dado de alta. Según la potencia que se contrate se pueden conectar más o menos electrodomésticos sin que salte el interruptor de control de potencia.

Cambiarla es una solución útil, pero se debe revisar para comprobar cuánta se necesita en casa.

En la factura, la potencia se corresponde con la parte fija que siempre se recibe.

4- Cambiar la tarifa

Cambiar la tarifa energética es otra de las soluciones. Para ello, es importante verificar y analiza las nuevas condiciones que se tendrían. Por ejemplo, hay comercializadoras que al cambiar la tarifa exigen una permanencia.

Eso sí, cambiarla no tiene coste alguno. Una de las opciones más demandadas es la tarifa con discriminación horaria.

5- Cambiar de compañía comercializadora

Hay muchas compañías comercializadoras. Para escoger otra se debe comparar no solo el precio sino también las condiciones. Se puede cambiar sin que el servicio se vea interrumpido, así que no habría problema de corte energético.

El plazo suele ser de unos quince o veinte días y el trámite es sencillo y gratuito.

En definitiva, son muchas las soluciones que hay para reducir el importe de las facturas de luz, por lo que se deberá valorar cuál es la más acorde a las necesidades específicas de cada uno.

* Vía| Ahorro en facturación Endesa
* Imagen| Pixabay
* En QAH| Economía doméstica

RELACIONADOS