Coaching Profesional 


Reconocimiento y Fama

El reconocimiento se gana. La fama se otorga.

El reconocimiento se trabaja. La fama te cae.

El reconocimiento es duradero. La fama es efímera, fuegos de artificio.

El reconocimiento es esfuerzo. La fama es oportunismo.

El reconocimiento está infravalorado. La fama tiene 10.000 seguidores en Twitter.

El reconocimiento lo siembras hoy. La fama la riegan otros.

El reconocimiento perdura. La fama acaba perdiendo fans.

El reconocimiento no lo digo yo, ni tu, ni él. La fama se impone.

El reconocimiento vale sudor, sangre y lágrimas. La fama es una pompa de jabón: hipnotiza, pero explota.

El reconocimiento va por dentro. La fama es un disfraz.

El reconocimiento no cabe en los bolsillos. La fama, desde los billetes de 500€, suficiente con un sobre.

El reconocimiento está consagrado. La fama nace, crece, crece, crece y muere.

El reconocimiento son pasos. La fama, pisotones.

El reconocimiento duerme todas las noches en casa. La fama acaba cerrando por fuera.

El reconocimiento no tiene enemigos. La fama sólo tiene aduladores.

El reconocimiento eleva el alma. La fama pudre hasta las entrañas.

El reconocimiento es de algunos pocos, eso la hace valiosa. La fama es de algunos pocos, no la desaproveches.

El reconocimiento es aquello que consigues cuando el trabajo está bien hecho. La fama es aquello que te cae cuando menos te lo esperas.

El reconocimiento es muchas gracias. La fama es encantado y hasta nunca.

El reconocimiento ya no vale de nada, ¿o sí?

 

RELACIONADOS