Cultura y Sociedad 


Reciclar y trabajos manuales: bueno, bonito y barato

La sociedad occidental funciona a golpe de modas: alguien se fija en algo y, bien porque tiene influencia, bien por suerte, la propuesta cobra popularidad y el creador se convierte en una suerte de flautista de Hamelin: todo el mundo lo sigue. Y en estos momentos poner en circulación cualquier propuesta por peregrina que sea, resulta bastante fácil gracias a las redes sociales. Confieso que no deja de llamarme la atención, no tanto por la repetición incansable del mismo patrón de forma cíclica como por la plétora de temas que, por una u otra razón, sobresalen en un momento dado como el guía que lidera a su grupo banderita en mano.

Rótulos.

Rótulos.

Ya he hablado en esta sección de la moda de las cervezas artesanales, del pan hecho en casa o de apuntarse a correr en grupos guiados (running como se dice ahora. Otra moda más, el abuso de los anglicismos). En esta ocasión, la moda que ha captado mi atención ha sido la de los trabajos manuales o como se dice en inglés, el DIY (do it yourself). Dentro de esta categoría cabe prácticamente cualquier cosa que se nos ocurra: carpintería, reciclaje, papelería, costura, punto, ganchillo, bordado, algo llamado “trapillo”, patchwork… No hace falta más que entrar en Pinterest, teclear DIY en la caja de búsqueda y ya está, las ansias de trabajar con nuestras manos se verán colmadas. Como ocurre en muchos otros casos, debemos el placer a hacer trabajos manuales a los ávidos manitas americanos, que llevan años dedicándose a esto del DIY.

Lana multicolor y agujas para tricotar.

Lana multicolor y agujas para tricotar.

En España está bastante asentado ya el gusto por las labores. Hace años se podían encontrar clases de costura en academias y centros cívicos; después, con la llegada de las grandes cadenas que vendían ropa y complementos de moda a precios asequibles, las labores sufrieron un gran descenso y apenas eran pequeños grupos de señoras, normalmente de cierta edad, que se reunían para tejer o hacer patchwork; y, finalmente, en la actualidad se trata de hacer del aprendizaje una experiencia más personalizada, con un número limitado de participantes, en locales decorados con muebles reciclados y un estilo un tanto vintage, ya sea en forma de curso de larga duración como de talleres intensivos de fin de semana. Es fácil encontrar estos talleres dedicados a la actividad que queramos aprender. Y ahora, si tienes tiempo y quieres dedicarlo a hacer algo práctico, bonito y barato, ya sabes. Tienes mucho donde elegir.

Más información| pinterest

Foto| letrero DIY

 

RELACIONADOS