Patrimonio 


Rascacielos: La ambición por acariciar la bóveda celeste (II)

Proyecto en construcción del nuevo World Trade Center de Nueva York. Ejemplo de Superrascacielos.

La competición del hombre por superarse y construir edificios cada vez más altos es algo que ya vimos en un primer artículo y que ahora continuamos en esta segunda parte. Desde 1931 hasta 1972 el Empire State fue paradigma de proeza arquitectónica gracias a su altura y símbolo del poderío económico de los Estados Unidos; vivió un largo reinado como la construcción más elevada con 381 metros. Tendremos que esperar hasta los años 70 para encontrarnos con una generación de arquitectos y promotores que estarán detrás de los denominados Superrascacielos, unas grandes construcciones que perfilarán la silueta de las ciudades y que destronarán al famoso edificio neoyorquino. Estos nuevos edificios romperán los límites alcanzados por el hombre en cuanto a la altura, y es que será a partir de entonces cuando hablemos de edificios con más de medio kilómetro de alto. Entre los arquitectos destacan Norman Foster, Cesar Pelli Ming Pei, junto a promotores como Donald Trump o Miglin-Beitler, quienes respaldaron la financiación de ambiciosos proyectos constructivos.

Ciudad de Hong Kong. China

Tanto Nueva York, como Chicago o Hong Kong, han sido urbes de gran tradición de rascacielos, en gran medida por la economía racional del suelo. Aunque por otro lado, añoraban contener el edificio más alto del mundo, con edificaciones como las famosas Torres Gemelas, el International Commerce Centre, o la Willis Tower.

Si bien es cierto, en la última década ha despuntado una nueva metrópoli, Dubai, en los Emiratos Árabes Unidos, la cual ha entrado con fuerza en el ámbito de los superrascacielos. Dubai es un claro ejemplo de poder hacerse visible al mundo a golpe de talonario, ya que concentra gran cantidad de construcciones con el título del “más…. del mundo”. Una ciudad que a simple vista no posee problemas de espacio ni de densidad de población, pero que sin estos inconvenientes, alberga hasta la fecha el codiciado título de estructura y edificio más alto del mundo, ostentado por el famoso Burj Khalifa, una faraónica obra de 821 metros, del arquitecto Adrian Smith, junto con el grupo S.O.M. Esta enorme edificación que contiene no solo apartamentos, también centros comerciales, hoteles y oficinas, fue proyectada para superar los 600 metros de altura, pero poco a poco su creador fue aumentando dicha cifra, hasta superar los 800 metros, dejando así, empequeñecidos al resto de edificios que ostentaban dicho privilegio, como el hasta entonces considerado más alto, el Taipei 101, situado en la isla de Taiwan con 509 metros.

Burj Khalifa. Dubai

Sky City Tower. Provincia de Hunan. China

Poco después de ser inaugurado el edificio dubaití, China amenazó con robarle el récord de altura, en este caso con el Sky City Tower, un edificio planificado para llegar a los 833 metros, superando por pocos al más alto actualmente. Sería ubicado en la ciudad de Changsha, capital de la provincia de Hunan, al sureste de China. Actualmente, la obra ha sido paralizada.

El último edificio de gran altura inaugurado ha sido el One World Trade Center, que en un principio sería conocido como la Torre de la Libertad, y que se ubica en la zona cero de Nueva York. Después de una eternidad acerca de la elección, los costes, y el qué hacer, incluyendo numerosas propuestas de las más variopintas, el edificio de Thomas Boada y David Childs fue el elegido. Alcanza los 541 metros de altura, convirtiéndose en el más alto de EE.UU. El proyecto para el World Trade Center cuenta a su vez con la edificación de otros tres grandes rascacielos.

Pero esto no queda aquí, ya que se rumorea el levantamiento de numerosos edificios que podrían superar el kilómetro de altura, como puede ser la Kingdom Tower del mismo arquitecto que el Burj Khalifa, Adrian Smith, pero en este caso, proyectado para Jeddah, en Arabia Saudí. Un rascacielos que no tardará en pasar a la lista de los más altos de mundo.

Gráfico con los edificios más altos construidos y por edificar

Finalizando, nos queda reflexionar: ¿Hasta dónde van a llegar los rascacielos del futuro? ¿Son verdaderamente necesarios? ¿Comenzará la construcción subterránea? Lo que no podemos negar es la importancia que han ido adquiriendo tanto en las planificaciones urbanísticas como en la imagen promocional de las ciudades.

 

Vía| RAMÍREZ, Juan Antonio. Historia del Arte: El mundo contemporáneo, Alianza editorial, Madrid. | 101 of the World´s Tallest Buildings, Arquitectum Tikal Editorial, Madrid.

Imagen| Nuevo World Trade CenterSkyline de Hong KongBurj KhalifaSky City TowerGráfico

En QAH| Rascacielos: la ambición por acariciar la Bóveda Celeste (I) 

RELACIONADOS