Historia 


Ramon Llull: La historia de un ilustre mallorquín (2)

Seguimos nuestro particular recorrido sobre Ramon Llull, que recordamos como un religioso, filosofo, amante de las lenguas y un decidido evangelizador, del que se celebra el séptimo aniversario de su muerte (1315).

Viajes Ramon LLull

Viajes Ramon LLull

A principio del 1287 empieza en su vida una época de grandes viajes. Y es que empieza a desplazarse a Roma, donde pretendía visitar al Pontífice y varios cardenales para solicitar la fundación de colegios de lenguas orientales. Desafortunadamente, el papa Honorio VI había fallecido unos días antes. Ante las dificultades de llevar a cabo las gestiones, puso rumbo hacia París, lugar donde Ramon Llull anhelaba completar su formación. Gracias a las vinculaciones familiares del rey de Francia con los monarcas de Mallorca, pudo acceder a la corte, y dar conferencias en la Sorbona. Tenía la intención de desarrollar unos estudios sobre la lengua de los infieles, una cosa que resultaba realmente vital para la difusión de la doctrina cristiana que el se veía entusiasmado a realizar. Promovió, además, un sistema de comunicación basado en el ars demostrativa.

En 1289 vuelve a trasladarse a la ciudad de Montpeller, y un año después su mujer fallece. De todas formas no hay muestra de aflicción en sus escritos.

Viaje a Túnez y discusión con los sabios musulmanes.

Viaje a Túnez y discusión con los sabios musulmanes.

Su siguiente parada fue Genova, donde acudió con cartas de recomendación del Ministro General de la Orden de los franciscanos, para la visita de los conventos. En poco tiempo regresó a la ciudad del Papa, donde volvió a pedir la creación de colegios de lenguas orientales al papa de entonces, Nicolás IV, pero no llegó a conseguir grandes resultados, por lo se decide a volver a Génova, para así embarcarse al norte de África. Pretendía aprovechar el flujo comercial entre la ciudad italiana y las factorías que se encontraban en Túnez y Bugía. Una vez más sus planes se frustraron y su entusiasmo inicia se fue desvaneciendo hasta llegar a un estado de ánimo depresivo, y un temor mayor a la muerte. Una vez viudo, intentaría meterse en la orden de los dominicos y los franciscano, aunque fue rechazado por las dos, y él se lo tomó como otro mensaje divinino, permanecer en la lucha de lo que perseguía posteriormente.

El debía cumplir su promesa, y en sus escritos va plasmando su sueño de poder convertir a los infieles, a los musulmanes y tártaros. Y una vez recuperado, en una edad cercana a los 60 años, desembarca en Túnez, en 1292, para llevar a cabo su tan ansiada misión.

En esos momentos la zona se encontraba dominada por soberanos hafsidas, que mantenían un papel tolerante respecto a la cuestión religiosa. Aún así llegó a estar denunciado y encarcelaron. La buena relación de las autoridades locales con las catalanas, consiguieron que pudieran salir del territorio, la vuelta a Génova, para el posterior a Nápoles, en el 1293. Sus objetivos los siguió manteniendo, y ahora más que sabe a lo que se enfrenta.

Ramon Llull agredido en Bugía

Ramon Llull agredido en Bugía

Al año siguiente, es nombrado papa Celestino V, un papa que según su procedencia podía ayudar a la causa de Ramón Llull, pero tardó poco en abdicar. Su sucesor, Bonifacio VIII no le mostró interés. Decepcionado, abandona Roma para pasar otro período al lado de Jaime II. Luego, debido a los designios de su obra se traslada a París y luego retorna (hacia 1300 años) a hacer una breve estancia en Mallorca. Allí le llegó la noticia que las fuerzas del Khan Mongol, había conquistado la zona de Siria a los musulmanes, algo que realmente le atrajo. Se embarca rápidamente hasta Chipre, aunque la desilusión es grande cuando se entera que hacía ya tiempo que la zona había vuelto a caer en manos del infiel. Es en esta isla donde tuvo un encuentro con Jacques Le Molay (el famoso líder de la orden del Temple).

Luego en pocos años, Ramon Llull estuvo frecuentando sus destinos habituales, aunque siempre mirando al Norte de África. Por 1314, vio una situación ideal para viajar hasta la ciudad de Bugía, una importante ciudad que comerciaba con Mallorca. Fue tal la discordancia con los islamista, que acabó siendo perseguido y lapidado. Según algunas teorías, murió a causa de las heridas en el trayecto de vuelta a Palma (aunque no deja de ser algo enigmático).

Una vez tratado de forma resumida sus viajes hasta el final de sus días, por difundir la palabra de su dios. Os avanzo que esta serie sobre Ramon Llull tendrá una tercera entrega, en la que veremos  la importancia de este personaje histórico.

Un Saludo y hasta pronto.

En colaboración con QAH| Paullushistoricus.

Vía| Llinares, Armand, (1990), Ramon Llull, Editorial Moll, Palma

Imagenes| Mapa Viatges Llull, Ramon viatge tunissia, Lapidació Bugía

En QAH| La anexión del Reino de Mallorca a la Corona de Aragón (I)Clemente VIII: un antipapa enterrado en la Catedral de MallorcaRamon Llull: La historia de un ilustre mallorquín(1)

RELACIONADOS